Siempre se hizo así

¿Hay que abrigarle mucho para que no se acatarre?

Algunos padres abrigan a sus hijos con capas y capas de ropa, como si fuera a la escuela en el Polo Norte. Y, claro, los pobres sudan como pollos.

bien abrigadito

Uff, qué frío hace esta mañana! Es hora de decidir qué visto. Recuerdo al abuelo con esos calzoncillos largos de felpa que usaba y me da la risa, pero algunos días no creas que no he pensado en llevarlos.

En fin, me pondré lo de siempre: un pantalón de pana fina, que se lleva mucho este año; calcetines finos, para que no me suden los pies; mis zapatos; la camisa de mil rayas (¡anda, no tiene marca!, me habría quedado mejor decir eso de «camisa de Armani»); camiseta interior no me pongo, porque luego me pica; chaqueta fina; y abrigo con cierre hermético, que impide la entrada de aire por las costuras. Bien hecho. Me siento un dandi preparado para un gran día de trabajo.

Ahora viene el problema: tengo que vestir a mi hija. Tengo preparada su ropa, porque hoy la llevo yo a la guarde. Espero no confundir el orden, porque si no, me regaña la profesora, ya me ha pedido que no la peine, me ha dicho que mejor lleve un cepillo y que se encarga de peinarla ella misma. No lo entiendo, me parece que no le gusta cómo la peino.

Como una cebollita 


Empezamos: pañal; body blanco de manga corta afelpado, para que no coja frío en la tripa; leotardos altos sobaqueros de algodón fino hipoalergénico; segundo body, este de manga larga y color verdoso militar de textura polar; segundos leotardos, de lana y en canalé; camiseta de cuello alto, larguita pero no abrochada en la ingle, así le tapa el cuerpo sin agobiarle; pantalón de pana fina a juego con el mío; camiseta, bien remetida, no sea que le entre aire; botas altas con forro de pelo para evitar que los pies se le queden fríos... ¡Nooooooo!, se me han olvidado los calcetines. ¡A volver a empezar!

Ahora viene el chaleco de cuadros, y encima el baby, que también tengo que ponérselo, si no la cuidadora me dice que se pasa la mañana quitando y poniendo ropa o, lo que es peor, va y se lo quita y la niña se pilla un pasmo. ¡Bien! Qué guapa está la niña con su baby... aunque no sé si este es el que había que ponerle o el que había que echar a la lavadora, bueno, todavía aguanta, es amarillo y las manchas no desentonan demasiado.

Y por encima de todo, el abrigo tan mono que le compró el abuelo este verano, cuando estuvo de crucero por los fiordos noruegos, y que le queda que ni pintado; el verdugo de lana, que le tapa la boca, no sea que se constipe por ahí y le dé algo a la garganta y, por fin, la capucha de pelo. 
Ya solo queda sentarla en la  silla de paseo y cerrarla con la burbuja de plástico, porque parece que van a caer unas gotas y no quiero que se moje de camino al garaje.

Algo se me olvida, seguro. ¡Las manoplas! Ya decía yo. Pues volvemos a casa, no quiero liarla por un despiste. Le pondré unas de fibra térmica, de esa que usan los esquiadores.

¿En invierno, toda precaución es poca?

Yo, el coche no lo aguanto, ya estamos en el atasco de todas las mañanas. Me voy a quitar el abrigo, que luego voy sudando. La peque llora un poco en el trayecto, a lo mejor es que no le gusta ir a la guardería, me parece que está un poco enmadrada, en fin, ya se le pasará. 
Tomamos muchas precauciones con ella, porque desde que empezó la escuela está constantemente con mocos. Desde que camina, se pasa todo el día corriendo y jugando y suda mucho, ella es de mucho sudar, y, claro, al más mínimo descuido se resfria. 
Espero que hoy no los saquen al patio, o si salen, que al menos les pongan toda su ropita. Me parece una imprudencia arriesgarse, con lo calentitos que están en clase.

¿Exageración?

Escribir esta historia me ha causado agobio, estoy sudando solo de imaginar a esa niña y, sin embargo, no la he inventado, la he sacado de la vida misma: muchos padres, temerosos de que sus hijos se constipen, visten a sus hijos en invierno como este papá. ¿Sabes encontrar los errores que este padre ha cometido? ¿Y los mitos falsos que tiene sobre los catarros? ¿Quieres contárnoslos? ¡Os esperamos en la sección de comentarios!

Etiquetas: abrigar al bebé, catarro, invierno, resfriado, vestir al bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS