Salud del bebé

¿La caca del bebé puede ser una señal de alergia a la leche?

¿Sabías que las heces mucosas, sueltas o teñidas de sangre podrían ser una señal de alergia a la proteína de la leche de vaca en bebés? Te descubrimos cómo puedes detectar estos síntomas.

Algunos bebés hacen caca varias veces al día, otros cuatro veces a la semana. Lo cierto es que no existe una regla al respecto. Además, dependiendo de su dieta, sus deposiciones presentan una serie de características que pueden llevar a alarmarnos innecesariamente.

La frecuencia, consistencia, olor y color de las heces del bebé son, por lo general, buenos indicadores de su estado de salud. Unas cacas, dicho sea de paso, que tienden a cambiar a medida que su sistema digestivo evoluciona, se desarrolla, y cambian sus hábitos alimenticios (por ejemplo, con la introducción de los primeros sólidos).

Por lo general, los bebés alimentados con leche materna suelen tener heces de color mostaza, mientras que los bebés alimentos con leche de fórmula presentan las heces de color amarillo o marrón, algo más firme. 

Si bien es cierto que un cambio temporal en la textura o en el color de las heces del bebé generalmente no es motivo de preocupación, no ocurre lo mismo con las deposiciones irregulares, dado que, en ocasiones, podrían convertirse en una señal alarma al indicar la posible existencia de una intolerancia a los alimentos.

Como manifiestan los pediatras, aún cuando las sensibilidades e intolerancias a los alimentos no suelen ser demasiado comunes en los bebés, sí pueden aparecer ocasionalmente. Y uno de los principales “culpables” lo encontramos en la leche de vaca; concretamente, en las moléculas de proteína presentes en el producto lácteo, que pueden desencadenar una reacción exagerada del sistema inmunológico del bebé.

Cacas del bebé y síntomas de alergia a la leche de vaca
Foto: Istock

En ocasiones, puede ocurrir que los bebés alimentados con leche de fórmula presenten sensibilidad a la leche de vaca. Mientras que, en el caso de los bebés amamantados, por otro lado, también pueden reaccionar a las distintas partículas de leche de vaca que se “filtran” al torrente sanguíneo en pequeñas cantidades después de amamantar.

¿Puede la caca del bebé advertir de la presencia de alergias a las proteínas de la leche de vaca?

Si el bebé presenta intolerancia a las proteínas de la leche de vaca, es posible que notemos algunos síntomas reveladores, como irritabilidad, vómitos, dolor abdominal y erupciones cutáneas. Por ello, lo que encontremos en el interior de su pañal también podría convertirse en una pista importante. Pero, ¿qué deberíamos buscar?:

  • Heces más sueltas, similares a la diarrea, especialmente si ocurre entre dos a cuatro veces al día durante más de 5 a 7 días.
  • Heces teñidas con una cantidad pequeña de sangre. Por lo general, la presencia de sangre de color rojo brillante puede indicar la posible existencia de una inflamación del colon.
  • Heces mucosas, similares a las que surgen cuando el bebé está enfermo y tiene muchos mocos.

Debemos tener en cuenta que los bebés también pueden presentar una verdadera alergia a la leche, en lugar de simplemente una intolerancia a las proteínas de la leche de vaca. Aunque es cierto que esto es bastante más raro. Si es así, lo común es que los síntomas aparezcan de inmediato e incluyen síntomas evidentes como vómitos, urticaria y sibilancias.

¿Qué deberíamos hacer?

En primer lugar, lo más aconsejable siempre es consultar a su pediatra. Y es que la presencia de heces sueltas, blandas, mucosas o manchadas de sangre pueden ser una señal de que el bebé presenta sensibilidad a la proteína de la leche de vaca.

Es posible que el pediatra recomiende seguir una dieta de eliminación, consistente en eliminar determinados alimentos desencadenantes en la dieta de la mamá (como la leche, el queso, el yogur y el helado). Mientras que, en el caso de los bebés alimentados con leche de fórmula, pueden cambiar a un tipo distinto de fórmula. Si todo va bien, es probable que los síntomas mejoren en dos o tres semanas.

Aunque los cambios en las cacas del bebé pueden parecer alarmantes para la mayoría de los padres, los expertos inciden en indicar que la inflamación intestinal leve no es un gran problema. De ahí que sea probable que el pediatra pueda recomendar volver a introducir los productos lácteos en la alimentación infantil en algún momento.

Además, la mayoría de los niños superan las alergias a las proteínas de la leche de vaca cuando cumplen 5 años de edad.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo