Estimulación del bebé

La OMS pide abrazar, hablar y jugar con los bebés para mejorar su desarrollo

La Organización Mundial de la Salud acaba de publicar una guía dirigida a todas las familias y cuidadores para garantizar el correcto desarrollo y estimulación de los bebés. Lo más importante: interactuar mucho con ellos.

La familia es quien brinda toda la atención necesaria que los niños demandan durante sus primeros años de vida. Por tanto, muchos progenitores y cuidadores necesitan contar con la información necesaria para poner en práctica y saber cómo educar y cuidar con garantías de éxito. Pensando en ellos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de publicar una nueva guía que incluye las recomendaciones indispensables que deben tener en cuenta todas las familias, profesionales de la salud y cuidadores encargados del cuidado y la salud de los bebés y los niños. Según ellos, los primeros años de vida de un niño son los más importantes para su desarrollo mental y físico.

“Los niños aprenden cuando hablamos y nos relacionamos con ellos”, comentan desde la organización de Naciones Unidas en relación a la importancia de estos tres primeros años de vida. De hecho, han descubierto que en esta etapa se crean nuevas conexiones en el cerebro que completan el 80% del desarrollo neuronal cuando el niño cumple los tres años.

Por eso, aunque siempre debemos tener en cuenta las consideraciones básicas para relacionarnos con ellos, hay que tener especial cuidado desde que nacen hasta que llegan a los tres años. Así que, tal y como confirma la guía, en esta etapa no solo debemos tener presentes los cuidados físicos del bebé sino atender también a la estimulación mental y la interacción cercana y cariñosa con ellos.

Para conseguirlo, son necesarios la buena alimentación, la atención receptiva, la buena salud, una nutrición adecuada, un aprendizaje temprano y que los niños se sientan seguros.

El bebé intenta relacionarse con nosotros

Sí, de acuerdo a las palabras de la organización de Naciones Unidas, el bebé nos lanza estímulos; ya sea a través del llanto, expresiones faciales, o con sonidos y movimientos específicos con los que espera recibir un ‘feedback’. Si nosotros le damos la atención que merece e interactuamos con él y con su forma de comunicarse, “estaremos ayudándole a establecer las bases de construcción de relaciones seguras y amorosas, así como el aprendizaje temprano”, comentan desde la OMS. La mejor manera para hacerlo es, según ellos, mantener el contacto físico con el bebé a través de abrazos frecuentes, mirarles mucho y hablarles, cantarles y atender a los ruiditos que nos regalan.

El juego, una parte muy importante para ellos

La convención de los Derechos del Niño incluye al juego dentro del su artículo 31 reconociéndolo como una derecho de la infancia. Además de para descansar y entretenerse, son muchos los estudios científicos que evidencian los beneficios del proceso lúdico en el aprendizaje. Apelando a ellos, la nueva guía de la OMS insta a las familias a practicarlo con los bebés. “Puede ayudar a resolver problemas, a tomar decisiones, a practicar habilidades y a probar cosas nuevas”, afirman. De esta manera creen que es muy importante que esté integrado en las rutinas diarias y que los niños cuenten con espacios seguros donde ser creativos.

Por último, la guía no se olvida de las familias y cuidadores: “para que el aprendizaje sea efectivo, requiere atención constante” y, para conseguirlo, hacen un llamamiento apelando a la importancia de cuidar también las necesidades de las personas que se relacionan con los pequeños.

¿Cómo? Dirigiéndose directamente a los gobiernos para que creen “políticas favorables para la familia, como baja remunerada” que permitan que los progenitores puedan brindar atención segura, estable y amorosa para sus hijos. “El desarrollo de la primera infancia es una de las mejores inversiones que pueden hacer los gobiernos por la sociedad porque no solo ayuda a prosperar, sino que es bueno para romper los ciclos de pobreza y contribuye a poblaciones más felices y saludables”.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo