En clave de humor

La playa y sus peligros

Algunas advertencias a tener en cuenta antes de poner los pies en la arena y zambullirte en el mar. Porque en la playa no todo es diversión. ¿O sí?

hematocritico playa

Ojo con el sol. No permitas que toque la piel de tu hijo. Extiende primero sobre toda su piel una capa de crema protectora –mínimo factor 50– y luego cúbrela con un traje de neopreno. Guantes de goma –no sirven solo de látex, unos de los de fregar de toda la vida servirán– y botas de agua para pies y manos. No olvides la visera, que tiene que tener un forro de aislamiento antiradiación y unas gafas de sol opacas. ¡Y la sombrilla!

Ojo con la arena. Uno de esos granitos se puede introducir por algún resquicio y ser muy molesto o quizás causar algún problema grave. Lleva a tu hijo a caballito y no le permitas el  contacto con ese foco de infección.

Ojo con el agua. Olas, medusas, corrientes. Solo Dios sabe qué tipo de peligros encontrará tu hijo si intenta poner un pie en esa trampa mortal. Una piscina de plástico rellena con agua de una botella –un dedo, dedo y medio como mucho para evitar desgracias– simulará esa experiencia.

Ojo con los helados. Tu hijo no necesita esa trampa de azúcar, grasa y colesterol. Podrás sustituirlo por unos deliciosos Brecolados. Trocitos de brécol hervidos, pinchados con un palillo y puestos en el congelador. ¡No notarán la diferencia!

Teniendo en cuenta estas advertencias, ya estáis preparados para pasar un maravilloso día de playa en familia. ¡A disfrutar de estos momentos inolvidables!


El Hematocrítico es padre y profesor de educación infantil. Autor de Feliz Feroz.

Etiquetas: bebé, familia, juegos aire libre, planes con niños, playa con niños, salud del bebé, tiempo libre, vacaciones, verano

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS