Consejos para que tu bebé duerma bien

La rutina del sueño que sigue Laura Escanes con su hija Roma

Como es habitual en ella, que no duda en contar toda experiencia con respecto a la maternidad que le resulta de interés a través de su perfil de Instagram, la influencer catalana comparte con sus seguidores los horarios que ella y su pareja aplican con Roma tras consultar a varios expertos en sueño infantil.

Si hay una celebritie que habla a menudo y sin tapujos, con total naturalidad, de todo lo que tiene que ver con el embarazo y la maternidad, esa es Laura Escanes. La influencer catalana, que tiene una hija, Roma, junto a su pareja, el presentador de televisión Risto Mejide, tiene una de las cuentas de Instagram más recomendables para aquellas mamás y papás que quieran recoger opiniones externas para enriquecer las suyas. La joven recomienda desde sus productos favoritos de cosmética, los artículos que más útiles le resultan para el día a día con su pequeña, hasta qué rutinas siguen ellos y por qué con Roma tanto en alimentación como en lo que respecta al sueño. 

En lo que respecta a esto último, si bien ella deja claro que no existe una regla universal que valga para todos los niños, Escanes no ha dudado en compartir todos los detalles de la rutina que aplican ella y Risto con su hija. Lo ha hecho largo y tendido en una charla con una consultora del sueño infantil compartida a través de su perfil de Instagram -en ella también se tratan otros aspectos del sueño en los niños, como por ejemplo la gestión de los microdespertares-, y de una forma más comprimida y resumida por escrito en un par de documentos públicos que mantiene siempre accesibles para todas aquellos usuarios de la red social, seguidores suyos o no, que quieran conocer su experiencia personal. 

Antes de entrar en los detalles concretos de la rutina del sueño de Roma, conviene recordar lo decisivo que resulta para la calidad del sueño de un bebé que este lleve una rutina de horarios, que no tiene que ser inamovible pero sí una guía para evitar caer en el caos. Esto es algo en el que coinciden todos los expertos en salud infantil en general y en el sueño en concreto. 

Dicho esto, Laura Escanes opta por respetar desde que su hija era muy pequeña, las ventanas del sueño, por lo que Roma dormía cuando tenía de 4 a 6 meses pequeñas siestas de media hora durante el día. En concreto, la pequeña se despertaba entre las 7 y las 8 de la mañana, comía un poquito después, alrededor de las 9, según explica en el documento resumen de horarios su madre, y volvía a dormir de 10 a 10 y media, de 12 a 12 y media, de 3 a 3 y media y una cuarta siesta de 5 y media a 6 aproximadamente. Entre medias, adaptaba los horarios de las distintas comidas del día. A las 7 de la tarde iniciaba la rutina de la noche -baño, relajación, etc.- y a las 8 la cena y a dormir ahí sí el sueño largo nocturno, de diez a doce horas en total. 

Todo esto es lo que hacía con Roma entre los 4 y los 6 meses, que es precisamente un momento crucial para adaptar al bebé a una rutina de horarios saludable. Evidentemente, a medida que la pequeña ha ido creciendo -nació en octubre de 2019-, los horarios han ido evolucionando, pero siempre con esa base como guía de referencia. Poco a poco se reducen las siestas diurnas hasta que finalmente llegará un momento -la edad dependerá de cada caso, pero siempre será más allá del año de edad- en el que el propio bebé demandará solamente la siesta de después de la comida principal del día, la cual, eso sí, se extenderá más tiempo que la duración de las siestas cortas.

El horario nocturno, por su parte, puede mantenerse durante mucho más tiempo. De hecho, es lo recomendable. Además, es el horario que más se parece al que llevará el bebé cuando sea un poco más mayor y vaya a la escuela infantil o directamente se incorpore al colegio en el primer ciclo de educación infantil. 

Continúa leyendo