Salud

Laringitis: Una tos ronca

4 minutos

Tos ronca y dificultad respiratoria son dos síntomas de la laringitis, una infección muy habitual en otoño. ¿Cómo hay que actuar?

También te puede interesar: Ventajas de nacer en otoño y en invierno
Laringitis

«Un llanto ronco nos despertó en mitad de la noche. No parecía el de nuestro hijo. Cuando llegamos a la habitación, Daniel estaba muy asustado. Su tos era ronca, muy fuerte y le costaba coger aire. Nos vestimos y fuimos directos a urgencias», cuenta Sonia, la madre de Daniel.

«Al llegar al hospital el niño estaba sorprendentemente mucho mejor», comenta Sonia. El diagnóstico, laringitis. Así aparece esta enfermedad muchas veces, en mitad de la noche, y suele saldarse con una visita a urgencias, dada la aparatosidad de sus síntomas.

4 pasos que alivian al niño

La laringitis es una inflamación de la laringe que suele afectar a las cuerdas vocales, lo que provoca ronquera y una fuerte tos conocida como perruna, porque parece un ladrido. También puede inflamarse la subglotis, la zona que hay bajo las cuerdas vocales, cuya hinchazón provoca dificultad respiratoria. ¿Qué hacer cuando el niño tiene estos síntomas en mitad de la noche?

Tranquilizarle. «Lo primero que debemos hacer es tranquilizar al niño, hablarle con calma y seguridad», señala la doctora María Teresa Cantera, directora de la unidad de Otorrinolaringología del Hospital Regional Universitario de Málaga. Es más importante de lo que parece. La fuerte tos y el llanto ronco suelen asustar al pequeño, que llora más; la agitación no hace más que empeorar la dificultad respiratoria, que es en realidad el auténtico problema.

Sacarle a la ventana. Después, es conveniente abrigar al pequeño y sacarle a respirar aire fresco al balcón o la ventana. La inflamación de la laringe se reduce con las bajas temperaturas de la noche, por eso cuando vamos al hospital llega mejor.

Respirar vapor de agua. El vapor también ayuda: es eficaz abrir el grifo del agua caliente en el cuarto de baño, cerrar la puerta y pasar un rato con el niño hasta que respire con normalidad.

Tomar un antiinflamatorio. Se le puede dar paracetamol o ibuprofeno en función de su peso.

Si tras estas medidas los síntomas remiten, los padres pueden volver a la cama y al día siguiente llevar al niño al pediatra.

 

Si no mejora, a urgencias

Hay un sonido que se escucha en el fragor de la batalla entre toses, llantos y ronqueras. Es otra especie de ladrido que no sale de las cuerdas vocales sino del pecho del niño cada vez que toma aire. Se llama estridor y es normal que suene cuando el pequeño está agitado, llorando o ansioso por la situación. Pero si ese sonido continúa cuando el niño está en reposo, cuando se ha calmado o incluso cuando se está durmiendo, es señal de que la dificultad respiratoria es moderada o seria, y hay que acudir a urgencias.

Otras veces no se necesita chivato: la capacidad respiratoria no se restablece e incluso empeora a ojos vista. Se nota en que el niño muestra un nivel de conciencia bajo, tiene los labios morados o está extremadamente pálido. «Ante cualquiera de estos síntomas, no debemos dudar en acudir a urgencias», afirma la doctora Cantera.

Así se trata

Pese a la aparatosidad de la laringitis, la gran mayoría de las veces se trata de una enfermedad leve. Muchos padres se sorprenden cuando los niños reciben una dosis de corticoides en el centro de salud o en urgencias y se acabó el tratamiento. «Se ha visto que tanto en casos leves como graves los corticoides por vía oral son muy efectivos. A menudo es suficiente una sola dosis, en dos o tres horas los síntomas mejoran mucho y acortan la duración de la enfermedad», comenta la doctora Cantera. No quiere decir que el niño esté curado. Los corticoides rebajan la inflamación pero la laringitis seguirá su curso durante unos días y se curará como la mayoría de las enfermedades víricas: con descanso. «Y mucho líquido», recuerda la doctora Cantera. «Aunque evitando los líquidos calientes, porque aumentan la inflamación», apunta. Por lo tanto, nada de caldito caliente.

Etiquetas: invierno, salud, salud del bebé, salud niños, tos niños, tos seca bebés, tos seca niños

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS