Salud del bebé

Las causas más frecuentes del dolor de barriga en bebés

Los bebés pueden quejarse de dolor de estómago, cuyos síntomas dependerán de cuáles sean las causas que originen su aparición. Así, es posible que sea debido a gases, cólicos, reflujo o como consecuencia de una infección vírica o bacteriana.

Cuando el bebé nace, su sistema digestivo todavía está desarrollándose. Por ejemplo, está aprendiendo a procesar los nutrientes y los desechos mientras come y bebe, por lo que no es de extrañar que, en algún que otro momento, surjan problemas de estómago, como podría ser el caso del dolor de barriga.

Pero hay un problema: el bebé todavía no puede expresarse para indicarnos qué le duele, por lo que lo único que puede hacer es llorar. De esta forma, cuando el pequeño empieza a estar más irritable, y lo notamos molesto, puede ser una señal de que tiene molestias o de que algo le duele.

De hecho, el dolor de barriga suele ser un problema bastante frecuente en los niños, sobre todo en los niños menores de 5 años de edad. Y aunque el estreñimiento es considerado como una de las causas más comunes, los gases, cólicos, reflujos, alergias alimentarias, gripes estomacales o incluso las infecciones de las vías respiratorias superiores pueden influir.

Dolor por gases

Los gases se forman cuando el bebé traga aire. Esto puede ocurrir cuando el pequeño llora y jadea, por un mal agarre al tomar el pecho o por las burbujas que se pueden formar en la leche de fórmula. 

Una barriga con gases tiende a ser mucho más común cuando el bebé empieza a comer sólidos, sobre todo cuando prueban diferentes alimentos por primera vez. De hecho, el gas puede ser una señal de inmadurez intestinal, en especial en los primeros tres meses de vida, ya que las colonias de bacterias saludables en el tracto digestivo en el bebé todavía están desarrollándose.

Los síntomas que surgen pueden ser de utilidad a la hora de identificar si los gases son una causa relacionada. Por ejemplo, cuando el bebé tiene gases es habitual que levante las piernas y las estire, arquee la espalda y se sienta incómodo sin una razón obvia.

Dolor por reflujo gastroesogágico

El reflujo ocurre cuando la válvula situada entre el esófago y el estómago del bebé no funciona correctamente, y tanto los alimentos como el ácido gástrico suben desde el estómago hasta la garganta.

Debemos tener en cuenta que la mayoría de los bebés tienden a regurgitar un poco. Incluso pueden llegar a vomitar, en ocasiones, después de comer. Es lo que se conoce como reflujo gastroesofágico, y se trata de un problema bastante común en los bebés y en los niños pequeños.

El reflujo puede originar malestar estomacal, que se combina con la aparición de una incómoda sensación de ardor en el pecho y en la garganta.

Dolor por cólicos

Cólicos del bebé
Foto: Istock

Hasta el momento los expertos no tienen claro qué ocasiona la aparición de los cólicos, aunque los especialistas saben que consisten en contracciones dolorosas de los intestinos

El malestar puede ser especialmente intenso al final de la tarde o al principio de la noche. Y, cuando ocurre, el bebé puede llorar de forma desconsolada, levantar las piernas y expulsar muchos gases.

Se considera que el bebé tiene cólicos cuando es menor de 5 meses de edad y llora de forma incontrolable y excesiva durante más de tres horas seguidas, tres o más días a la semana, durante al menos un período comprendido de tres semanas. Y, además, no existe una explicación médica para su angustia.

Infecciones de las vías respiratorias superiores

Aunque no solemos pensar en ello, la realidad es que el bebé puede desarrollar dolor de estómago cuando tiene congestión nasal. Gran parte del moco que produce durante una infección de las vías respiratorias superiores cae hacia la garganta, pudiendo irritarle el estómago.

No en vano, algunos bebés y niños pequeños pueden llegar a vomitar para eliminar la mucosidad, lo que suele ser de cierta ayuda a la hora de reducir el dolor, hasta prácticamente desaparecer.

Dolor por gripe estomacal

Los bebés también pueden contagiarse de virus estomacal. De hecho, tanto los vómitos como la diarrea pueden ser síntomas habituales de gastroenteritis, que también es habitualmente conocida con el nombre de gastroenteritis.

Aunque es causada por una amplia variedad de virus, las bacterias también pueden causarla. Se trata de una infección muy común y contagiosa, lo que significa que posiblemente el bebé tocó algo con los gérmenes, y posteriormente se llevó la mano a la boca.

Mientras el bebé tiene síntomas es importantísimo ofrecerle muchos líquidos para prevenir la deshidratación, así como seguir una dieta normal dependiendo de la tolerancia.

Christian Pérez

Christian Pérez

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

Continúa leyendo