Microplásticos en bebés

Las heces de bebé tienen más microplásticos que las de los adultos

Una nueva investigación ha encontrado niveles preocupantes de microplásticos y poliéster en las heces de los bebés: más altos que los hallados en las heces adultas.

panal
Fuente: iStock

Se consideran microplásticos a los trozos de plástico que miden menos de cinco milímetros. Son muchas las investigaciones existentes que han encontrado restos de ellos en las abejas, otros animales, el viento, restos arqueológicos o sobre superficies que forman parte de nuestro día a día. Y, sí, también tenemos restos de microplásticos dentro de nuestro propio organismo (consecuencia, sobre todo, de los envases de usar y tirar o la ropa que usamos).

Sin embargo, una nueva investigación nos ha hecho activar, aun más, las alarmas sobre los microplásticos: han encontrado restos, tanto de ellos como de poliéster, en las heces de bebés menores de un año. Incluso, en las heces de menores con apenas unas horas de vida. ¿Qué significa esto?

10 veces más microplásticos en cacas de bebés que en las de adultos

Este nuevo hallazgo ha sido posible gracias a un estudio llevado a cabo por investigadores de la New York University y publicado en ASC Publications, en el cual se han encontrado 36 mil nanogramos de terftalato de polietileno en restos fecales de bebés con pocos meses de vida en Estados Unidos. Una cifra que supera en diez meses las que se encuentran, de media, en personas adultas.

Pero, ¿esto es normal? De acuerdo a los autores del estudio, es más normal en adultos que en niños. En los primeros, estas partículas de poliéster y microplástico pueden desprenderse de la ropa que usamos, de las botellas o de los envases de un solo uso. Sin embargo, las cifras que se han encontrado en bebés sí se creían más inusuales, hasta ahora.

La causa no se sabe a ciencia cierta, aunque todo apuesta que se esta presencia está relacionada con los objetos que los bebés tocan y con los que interactúan desde sus primeros minutos de vida. “Desafortunadamente, con el estilo de vida moderno, los bebés están expuestos a muchas cosas diferentes que no sabemos qué tipo de efecto pueden tener más adelante en su vida”, ha asegurado uno de los coautores del estudio.

En otras palabras, que esas sustancias estarían presentes en los trapos y las herramientas que se usan en pediatría, así como en los primeros juguetes que toca en su vida. Incluso, cosas básicas del hogar como sus sábanas, la ropa del sofá en los que los ponemos…

Hay microplásticos en las primeras heces del bebé

Los investigadores también llevaron a cabo el análisis con el meconio de tres recién nacidos: las primeras heces del bebé. Para asegurarse de que los hallazgos se corresponderían únicamente con trazas de plásticos comunes, excluyeron del análisis el polipropileno, uno de los materiales con los que se fabrican los pañales y que podrían alterar el resultado.

Los resultados obtuvieron que algunos de ellos tenían restos de plásticos en el meconio, de lo que se desencadena que la exposición se llevó a cabo antes del nacimiento. Y es que, esto puede ser posible porque investigaciones anteriores encontraron restos de microplásticos en la placenta.

Sean los que sean los efectos de este hallazgo, los expertos temen que la exposición temprana pueda ser aun más perjudicial, aunque no dejan de calificar su estudio como piloto y aseguran que necesitan más investigación sobre ello para saber a ciencia cierta cuáles son las consecuencias de esa exposición. Eso sí, también aseguran que es necesario investigar todos los artículos que usan los bebés: “Necesitamos mirar todo aquello a lo que está expuesto el niño, no solo sus biberones o sus juguetes”, explica otra de las autoras.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo