Investigación esperanzadora

El tratamiento que evita problemas de memoria en tú bebé

Existe una relación directa entre la falta de oxígeno en el útero y el deterioro de la función de la memoria, pero ¿se puede prevenir? Según un estudio de una revista científica, sí se puede evitar.

ecografía
Fuente: iStock

Cuidarse durante el embarazo es fundamental porque repercute en la salud de nuestro bebé. Las mamás que están en periodo de gestación siempre intentan informarse sobre los alimentos que deben tomar y cómo estos benefician a sus hijos. Los nutrientes que se consumen durante el embarazo pueden ayudar a desarrollar las funciones vitales tanto de la madre como del bebé.

Un estudio publicado en la revista científica FASEB J enfatiza esta idea sobre la importancia de las vitaminas. Una investigación realizada en ratones concluye que existe una relación directa entre la falta de oxígeno en el útero y el deterioro de la función de la memoria en las crías adultas. También se ha descubierto que los suplementos antioxidantes pueden proteger contra los problemas de memoria.

La falta de oxígeno en el útero (hipoxia fetal crónica) es una de las complicaciones más comunes que se produce durante el embarazo. Se puede diagnosticar con una ecografía rutinaria y esta esclarece cómo se está desenvolviendo el desarrollo del bebé. La hipoxia fetal crónica causa afecciones como la preeclampsia, la infección de la placenta, la diabetes gestacional o la obesidad materna, puesto que no deja que el bebé crezca adecuadamente.

Este estudio, realizado en roedores, muestra que la falta de oxígeno en el útero provoca una reducción en la densidad de los vasos sanguíneos y del número de células nerviosas y sus conexiones en algunas partes del cerebro de la cría.

La importancia de las vitaminas en el embarazo

Los expertos que han llevado a cabo el estudio han suministrado la vitamina C a las ratas que padecen hipoxia fetal crónica y, tras observar los datos arrojados, han llegado a la conclusión que este antioxidante protege la salud cerebral: "Es muy emocionante pensar que podemos proteger la salud del cerebro de un feto con un tratamiento sencillo que puede administrarse a la madre durante el embarazo", relata el profesor Dino Giussani de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, que dirigió el estudio.

¿Por qué han elegido la vitamina C en concreto? Los investigadores explican que es un antioxidante bien establecido y utilizado, pero, ojo, porque suministrado en dosis altas puede generar efectos secundarios en los humanos. Descubrieron que el hipocampo (zona asociada al recuerdo) de las ratas estaba menos desarrollado en los roedores de embarazos hipóxicos. 

Explican que los problemas de salud que pueden empezar en el útero debido a una complicación en el embarazo, suscitan problemas que van desde el trastorno por déficit de atención e hiperactividad hasta cambios cerebrales en la vida posterior que tienen relación con el Alzheimer.

Los efectos del nivel de oxígeno en el útero

Las placentas de los embarazos hipóxicos mostraron estrés oxidativo, mientras que las de los embarazos hipóxicos a los que se ha suministrado la vitamina C parecían sanas. Por tanto, estos resultados indican que el bajo nivel de oxígeno en el útero durante el embarazo provoca estrés oxidativo en la placenta y esto afecta al desarrollo cerebral de la descendencia y provoca problemas de memoria en la vida posterior.

"La hipoxia fetal crónica perjudica el suministro de oxígeno en períodos críticos del desarrollo del sistema nervioso central del bebé. Esto afecta al número de conexiones y células nerviosas que se producen en el cerebro, lo que se manifiesta en la vida adulta en forma de problemas de memoria y un declive cognitivo más temprano", argumenta la doctora Emily Camm, del Departamento de Fisiología, Desarrollo y Neuto rociencia de Cambridge. 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo