Mascotas y niños

¿Pueden convivir bebés, niños y mascotas en la misma casa?

Cuando llega el recién nacido a casa nos asalta la duda de si la convivencia es posible. Extremar la higiene es prioritario.

No, bebés, niños y mascotas no es un team incompatible. Al contrario, la relación que establezcan puede ser muy beneficiosa para los niños pequeños, al igual que para el animal, pero eso sí: la convivencia no puede hacerse de cualquier manera. Ha de estar sometida a un estricto control por parte de los padres y los dueños de las mascotas.

niños y mascotas
Fuente: iStock

Cuando en casa hay bebés o niños pequeños, y estos conviven con cualquier tipo de animal, es el momento de extremar la higiene de la mascota, llevarlo constantemente al veterinario, desparasitarlo periódicamente y tener al día todas sus vacunas.

No viene mal, de hecho, que se haga un control exhaustivo de todo antes de que el bebé llegue, para evitar que pueda pasar algo negativo. Además, si el bebé es recién nacido hay que evitar el contacto con la mascota en las primeras semanas, ya que se puede presentar alguna reacción alérgica. Y, por supuesto, nunca dejar solo a una mascota con un bebé recién nacido o con un niño pequeño.

Higiene de la mascota cuando hay niños en casa

Es, posiblemente, una de las partes más importantes de esta relación. Cuando llega un bebé a casa, es importante mantener a raya (aún más) la higiene del animal, sea cual sea. ¿El motivo principal? Evitar cualquier tipo de reacción. Para ello hay productos en el mercado nada agresivos con la piel de la mascota que higienizan y limpian todas las partes del cuerpo sin necesidad de agua. Al menos una vez a la semana habrá que considerarla bañarlo, pues todo debe estar extremadamente limpio ahora que hay niños pululando.

Es importante que el pelo esté bien limpio a fin de mantenerlo desodorizado y desinfectado en todo momento. De esta manera, la convivencia del bebé y del perro será totalmente segura e higiénica, sin peligro de contagios y alergias para el peque.

Bebé recién nacido y mascota: ¿cómo actuar?

Tal y como nos explicaba la pediatra Carmen de la Torre en este artículo dedicado a la llegada del bebé a una casa donde hay un perro, es muy importante preparar a la mascota los días antes, para evitar los posibles celos.

“Es muy recomendable que el perro olfatee la ropa del recién nacido para que se vaya acostumbrando al olor y, cuando llegue el bebé, dejar que lo huela a él, olfateándolo, ya que para ellos es fundamental, es su carta de presentación”, explicaba. Eso sí, habrá que hacerlo con sumo cuidado y cuidar que una persona esté solo pendiente del perro y otra sosteniendo al bebé.

Tampoco habrá que forzar a la mascota a que ocurra ese encuentro (en este caso, da igual si se trata de perros o gatos). Ellos se acercarán cuando se sientan cómodos y, si todo va bien, no debería pasar nada malo.

Aunque las mascotas suelen reaccionar con alegría a la llegada de un nuevo miembro, otras pueden pensar que se les está desplazando y sentir bastantes celos del niño. En este caso, lo mejor es contactar con algún adiestrador que os ayude a reaccionar y a tratar con ellas. Será lo más seguro para evitar incidentes entre las dos partes.

Si todo va bien, mascotas y niños conseguirán una relación que perdurará para siempre en su corazón.

Marta Moreno

Marta Moreno

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

Continúa leyendo