Piel del bebé

Mi peque tiene dermatitis atópica: ¿qué es y qué hacer para tratarla?

La dermatitis atópica es una afección crónica consistente en la inflamación de la piel. ¿Qué síntomas surgen y qué deberías hacer para tratarla en la delicada piel del bebé?

La dermatitis atópica es la enfermedad cutánea más frecuente en la infancia y afecta de entre un 10 a un 30% de los niños pequeños. El primer brote suele aparecer entre los seis y los doce meses. El 90% de los niños que desarrollen esta enfermedad lo harán antes de los cinco años.

Mi peque tiene dermatitis atópica
Foto: Istock

Aproximadamente un 70% de los pacientes tendrán antecedentes familiares de atopia, es decir, que los padres tengan enfermedades como dermatitis, rinitis, alergias y asma.

En general, el pronóstico es bueno y mejorará conforme el niño crezca: hasta el 75% de la dermatitis atópica remitirá después de la pubertad.

¿Qué síntomas produce la dermatitis atópica?

Los niños con dermatitis atópica suelen tener una piel seca, con tendencia a la descamación y picor. Al inicio la piel puede tener una apariencia normal, pero al tacto no encontramos esa piel suave típica de los bebés y niños pequeños, sino un tacto “de lija”. Es típico que exista un prurito intenso, los niños se rascan, la piel se inflama y se enrojece. Incluso es posible que, a base de rascarse, los niños acaben con heridas y lesiones sangrantes.

Esta enfermedad suele evolucionar por brotes que comenzarán con picor, rascado, inflamación, enrojecimiento y descamación en diferentes zonas de la piel. Dependiendo de la edad estos brotes pueden aparecer de forma característica en diferentes partes del cuerpo: en bebés es típico que se afecten las mejillas y más adelante la zona de flexura de codos y rodillas.

¿Por qué se produce? Cuáles son las causas de la dermatitis atópica

En el desarrollo de esta enfermedad hay implicados mecanismos genéticos (padres o hermanos que han padecido dermatitis atópica, asma, alergias o rinoconjuntivitis) y mecanismos a nivel de la piel, que se encuentra con su función de barrera alterada, siendo más frágil ante agresiones externas.

¿Cómo se trata la dermatitis atópica?

Síntomas de la dermatitis atópica en niños
Foto: Istock

En el tratamiento de la enfermedad debemos considerar tanto el tratamiento de mantenimiento o de base (cuidado diario de la piel) como el tratamiento en caso de brote. Es muy importante tratar la piel a diario, no sólo cuando aparezca irritación o eczema.

Cuidados generales de la piel:

  • Se recomienda la limpieza diaria o cada dos días de la piel, en forma de duchas cortas de 2-5 minutos de duración, con agua templada y utilizando geles ácidos específicos para pieles atópicas sin esponjas ni manoplas. También hay que restringir los juguetes de baño que puedan retener agua ya que en ellos pueden crecer bacterias.
  • Se recomienda llevar ropa amplia y que no tenga etiquetas ni costuras gruesas que puedan dañar la piel. Debe lavarse con detergentes suaves y aclararse bien. Existe la posibilidad de comprar ropa interior y de cama o de higiene específica para este tipo de piel.
  • Aplique crema hidratante sobre la piel, en la cantidad y con la frecuencia necesarias indicadas por su pediatra, para que permanezca bien hidratada. Puede ser necesario hidratar la piel más de una vez al día.
  • Evite las prendas de lana y de fibra, siendo preferible emplear el algodón, sobre todo en aquellas que estén en contacto directo con la piel. Se debe procurar no abrigar en exceso al niño y no ponerle ropa ajustada.
  • Procure mantener las uñas del niño cortas y limpias para evitar así las heridas y las infecciones provocadas por el rascado.
  • Se recomienda una alimentación sana y normal, como cualquier niño. No se deben hacer dietas restrictivas, ni retrasar la introducción de determinados alimentos más alergénicos como el gluten, las proteínas de la leche de vaca, el huevo.  Si se recomienda evitar alimentos como especias, picantes, frutas ácidas, hortalizas ácidas… ya que pueden irritar localmente la piel, aumentar el picor y el rascado y provocar o empeorar los brotes.

¿Cuándo debo consultar al pediatra?

A pesar de los cuidados antes mencionados, el niño puede tener fases de empeoramiento o brotes caracterizados por aumento del picor, sequedad, enrojecimiento y descamación. Las cremas o soluciones con corticoides constituyen el pilar del tratamiento de los brotes de dermatitis atópica y a pesar de la corticofobia todavía extendida en pacientes y médicos, son medicamentos eficaces y seguros siempre que se utilicen de forma adecuada.

Es importante saber que, en caso de brote agudo, la piel se encuentra tan inflamada que las cremas hidratantes serán mal toleradas por el niño, produciéndole incluso más picor. En estos casos debemos tratar primero la inflamación con las cremas de corticoides. En caso de brotes de dermatitis muy frecuentes o muy intensos es recomendable la valoración por el especialista en dermatología, que podrá indicar otros tratamientos.

También te puede interesar:
Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo