Toda la verdad

Mitos sobre la salida de los dientes en los bebés

Estos son las siete verdades universales más extendidas entre la opinión pública que en realidad no son ciertas sobre la dentición en los recién nacidos.

Bebé (Foto: Pexels)
Bebé (Foto: Pexels)

Tan cierto que la sabiduría popular en España es una fuente magnífica en muchos campos -no vamos a ser nosotros los que vayamos en contra de nuestras adoradas abuelas y abuelos- como que a veces las verdades universales nos inducen a errores que se extienden a través del boca a boca. Ocurre especialmente en el ámbito de la crianza, y se puede ver muy bien en detalles concretos como la cantidad de mitos falsos que se dan como ciertos sobre la salida de los dientes en los bebés.

Hay tantas falsas verdades extendidas al respecto y están tan arraigadas socialmente que por mucho que los expertos divulguen sobre la realidad de dichas cuestiones no hay forma de desterrarlas o de cambiar el pensamiento de buena parte de la opinión pública. 

Es más, son tantos los mitos sobre los dientes en los recién nacidos que nos ha costado seleccionar los más extendidos. Esto quiere decir, que hay incluso más de una decena. Vamos a repasar los siete más virales, no sin antes recomendar que se recurra siempre a fuentes fiables, a poder ser médicas, cuando se quiere consultar algo sobre la salud de los niños (y de los adultos). Es lo que hemos hecho nosotros para dar forma a esta lista de mitos sobre la salida de los dientes en los bebés.

Babeo

No hay relación directa demostrada por la ciencia entre el incremento del babeo y la salida de los dientes en los más pequeños. En cambio, fuentes médicas apuntan a que sí puede deberse a que las glándulas han acelerado su funcionamiento por la ingesta de nuevos alimentos distintos a leche materna o de fórmula.  

Fiebre

Aunque puede incrementar la temperatura corporal, la salida de los dientes no implica la aparición de fiebre. Sí la inflamación de las encías, que es la que eleva la temperatura corporal. Esto puede debilitar el sistema inmunitario, lo cual sí podría facilitar que el bebé coja algún virus que provoque la fiebre. 

Falta de apetito

Una cosa son las molestias en las encías y otra cosa muy distinta es que los pequeños pierdan el apetito por culpa de la inflamación de las encías al salir los dientes. Lo primero sí ocurre, pero lo segundo no.

Diarrea

Es habitual pensar que la dentición provoca que los peques se suelten, pero no tiene por qué ser así. Tampoco existe un consenso total sobre si las heces son más ácidas por la dentición, lo cual implicaría que la piel alrededor del ano se irrite con más facilidad. Es importante, sea cierto o no, permanecer atentos y aplicar una crema especial en caso de que la piel se irrite. 

Mordedores en el congelador

El frío excesivo puede provocar quemaduras cuando se aplica directamente sobre la piel y encima en las neveras y frigoríficos los gérmenes pueden pasar al mordedor. No es recomendable, por lo tanto, meterlos antes en frío por mucho que pueda aliviar la inflamación de las encías del bebé.

Medicinas

Lo único que la ciencia ha demostrado sobre los fármacos y las encías durante la dentición es que las endurece y retrasa la aparición de los dientes, pero no limita las molestias que esta puede causar. Por lo tanto, se desaconseja el uso de medicamentos en bebé a tal efecto.

Collares de ámbar

Recientemente se pusieron de moda los collares de ámbar, pero la comunidad médica especializada en pediatría advierte que no hay evidencia científica alguna de su uso para aliviar los efectos de la dentición. Además, conllevan riesgo de atragantamiento en los pequeños. 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo