Vídeo de la semana

Crecimiento del bebé

Peso y altura de los bebés: ¿cómo se establecen los percentiles?

Los percentiles tienden a convertirse en una herramienta tremendamente valiosa que los pediatras utilizan para descubrir si el bebé, o el niño, mantiene un crecimiento adecuado en comparación con los niños de su edad, aunque es cierto que también es un motivo de preocupación para muchos padres.

Peso y altura de los bebés
Foto: Istock

Los percentiles consisten en una serie de tablas de crecimiento que son una herramienta útil para muchos pediatras, dado que puede ser de utilidad a la hora de verificar el crecimiento y desarrollo físico de un niño.

Por ejemplo, son útiles a la hora de que el médico se asegure de que un niño está ganando centímetros, aumentando el tamaño de la cabeza (un indicador esencial de un desarrollo cerebral saludable) y aumentando de peso, a un ritmo promedio típico para la edad que tienen en el momento de tomar las medidas.

De esta manera, cuando se registra la altura, el peso y la circunferencia de la cabeza de un niño a lo largo del tiempo ayuda a descubrir si el niño está aumentando de peso o altura más lentamente, o todo lo contrario.

No obstante, a diferencia de lo que suelen pensar muchos padres, no es el número o el valor del percentil real lo importante, sino cómo cambia el crecimiento del niño con el paso del tiempo. Y ayuda a responder preguntas comunes, como: ¿Está siguiendo una curva, lo que indicaría un crecimiento saludable? ¿O en un determinado momento se habría producido un cambio en el patrón de crecimiento, lo que podría ser una señal de la existencia de algún problema?

Entendiendo los percentiles del niño

Cuando el pediatra del niño mide su altura, peso y la propia circunferencia de la cabeza, no solo indicará los resultados en términos de centímetros o kilogramos, sino que también expresará cuáles son los percentiles del niño para cada una de esas medidas.

¿Y en qué consiste el percentil? Básicamente, el número de percentil significa que el niño excede ese porcentaje de niños de su edad para esa determinada medida.

Por ejemplo, supongamos que nuestro hijo se encuentra en el percentil 75 de altura. Esto significaría que es más alto que el 75 por ciento de los demás niños de esa edad. Respecto al peso, imaginemos que está en el percentil 25 (de peso). En esta ocasión, significa que solo superan el 25 por ciento de los niños de su edad en peso.

¿Cómo se establecen? ¿Qué significan los percentiles del niño?

Como ya te hemos explicado, las tablas de crecimiento ofrecen la posibilidad a los pediatras de comparar a nuestro hijo con otros niños de la misma edad y sexo, recogiendo para ello tres medidas básicas: su estatura, su peso y el tamaño de su cabeza.

Estas tablas, o gráficos, constan de una serie de líneas cuevas que representan distintos percentiles. Así, cuando más alto sea el percentil, más grande será el niño en comparación con otros niños que tengan aproximadamente su misma edad.

Cómo se obtiene el percentil de los bebés
Foto: Istock

Las líneas de percentiles presentes en el gráfico incluyen los siguientes porcentajes: 5%, 10%, 25%, 50%, 75%, 90% y 95%.

De esta manera, si por ejemplo un niño se encuentra en la línea del percentil 50, significa que, de cada 100 niños de su edad, 50 tenderán a ser más grandes que él, y 50 más pequeños.

Por qué los padres no deben obsesionarse con los percentiles de su hijo

Como manifiestan muchos pediatras, es muy común que muchos padres lleguen angustiados a la consulta preguntando por las nuevas medidas de su hijo, con la finalidad de descubrir si sus percentiles son o no “normales”.

Lo cierto es que los niños sanos no presentan un percentil ideal, porque el crecimiento está principalmente influenciado por distintos factores, como la genética, la nutrición, el medio ambiente, la actividad física que lleven a cabo y, por último, la existencia de alguna enfermedad.

Aunque es cierto que es útil observar el crecimiento del niño en un momento dado, es muchísimo más valioso observar ese crecimiento a lo largo del tiempo, comparando con ello las distintas medidas obtenidas en el presente, con las recogidas anteriormente. Así, el pediatra observará la tendencia general de crecimiento para asegurarse de que el pequeño está creciendo normalmente.

Es más, debemos recordar siempre que las tablas de crecimiento deben interpretarse, sobre todo, en el contexto del bienestar general de un niño. Aunque el pediatra puede recomendar la realización de algunas pruebas cuando, por ejemplo, el crecimiento del pequeño cambia repentinamente, cuando los percentiles de peso y altura son muy diferentes, o cuando estos cambian a ritmos diferentes (lo que podría ser un indicativo de que el niño podría tener sobrepeso o infrapeso).

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo