Salud infantil

¿Pueden los bebés dormir en una hamaca?

Si bien las hamacas para bebés son una herramienta perfecta para mantener al bebé entretenido, usarlos incorrectamente puede ser peligroso. Y dormir ahí la mayor parte del tiempo no se convierte en una buena idea. Te explicamos por qué.

Los columpios, o hamacas infantiles, se han convertido en un artículo imprescindible en la mayoría de casas con bebés, ya que no solo proporcionan un cambio de ritmo para el pequeño, sino que también pueden ser de muchísima ayuda a la hora de conseguir que la mamá y el papá liberen sus brazos en un día ajetreado.

Aunque tradicionalmente una hamaca para bebés consiste en una tela que se cuelga en una cuna, en un parque o incluso en un soporte especialmente provisto para este fin, hoy en día podemos encontrarnos en las tiendas con hamacas infantiles profesionales, diseñadas por expertos, de manera que no solo se limita a una simple tela, sino que involucra la inclusión de un soporte duro y estable con la finalidad de hacerlas mucho más seguras.

Como manifiestan los expertos, aunque pueden ser utilizadas bajo supervisión, nunca deberían ser usadas para dormir. Aún cuando el movimiento de la hamaca o del columpio ayude a adormecer al bebé. De hecho, aunque los bebés pueden parecer tranquilos descansando en la hamaca, los expertos en sueño seguro consideran que, en realidad, es un riesgo permitirles permanecer dormidos en esta posición.

¿Por qué las hamacas infantiles y los columpios no son seguros para dormir?

Es cierto que puede parecer un poco contradictorio que un producto diseñado para la comodidad del bebé, y además mejorado con música relajante, no sea un lugar adecuado para que los bebés concilien el sueño y duerman en él. Pero en su diseño nos encontramos fundamentalmente con uno de los primeros problemas: los bebés deben dormir siempre sobre una superficie plana, a menos que sean muy pequeños y se duerman en los brazos de mamá o de papá.

Es más, cada vez que el bebé es colocado a dormir en un lugar que no es una superficie firme y plana el riesgo aumenta. De hecho, en lugar de dormir de costado o boca abajo, es más seguro que los bebés duerman boca arriba, principalmente porque la probabilidad de que mueven por el síndrome de muerte súbita del lactante se reduce de manera considerable.

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP), establece que los bebés corren peligro cada vez que se los coloca en un portabebés, columpio, asiento hinchable o hamaca para dormir, sobre todo durante su primer año de vida. Y esto es cierto tanto para las siestas como para el sueño nocturno.

Por este motivo, cuando el bebé se queda dormido en un cochecito, una hamaca o incluso en la sillita para el automóvil, es imprescindible moverlo a una superficie firme en la que pueda dormir boca arriba lo antes posible.

Hamacas infantiles y sueño del bebé
Foto: Istock

Aumenta el riesgo de asfixia

Quedarse dormido en posición vertical puede hacer que la cabeza del bebé se incline hacia adelante, lo que puede interferir con su respiración, de manera que aumenta considerablemente el riesgo de asfixia.

Si el bebé se queda dormido en su hamaca, es conveniente asegurarnos de trasladarlo luego a su cuna o a cualquier otra superficie plana, donde pueda descansar y dormir boca arriba con absoluta seguridad. 

Aunque para muchos padres puede resultar abrumador despertar al bebé mientras duerme por el hecho de moverlo de lugar, mantenerlo en la hamaca o columpio lo es aún más, ya que en absoluto es seguro.

¿Qué tan serio es realmente el riesgo de que el bebé duerma en una hamaca infantil?

Llegados a este punto, es normal que te preguntes cuán peligroso es en realidad permitir que el bebé duerma en su hamaca. Después de todo, es normal que nuestro bebé lo haya hecho en algún momento. Además, es común que la mayoría de los fabricantes prueben los productos diseñados para bebés antes de su puesta a la venta. Por lo que, ¿cuál es realmente el daño?

Hace algún tiempo, la propia Academia Estadounidense de Pediatría publicó un estudio en el que indicaba que cientos de bebés mueren cada año mientras duermen en dispositivos para sentarse, lo que incluiría no solo hamacas infantiles o columpios, sino portabebés, sillas hinchables, cochecitos y, además, sillitas para el automóvil.

En dicho estudio, publicado en el año 2019, la citada Academia estudió un total de 11.779 muertes infantiles que ocurrieron durante el sueño. De las muertes estudiadas, el 3 por ciento de ellas ocurrieron en un “dispositivo para sentarse”, correspondiendo el 35,1% a muertes en columpios y hamacas para bebés.

Se establecieron, además, algunos factores que contribuyeron a la muerte infantil, como: exposición al humo del tabaco, prematuridad o bajo peso al nacer, y un uso inadecuado del dispositivo y su arnés.

Por tanto, es conveniente usar únicamente la hamaca infantil para lo que se ha diseñado: solo para ocasiones puntuales y nunca para dejar que el bebé duerma en ella durante horas.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo