Salud

¿Qué es la bronquitis y cuáles son sus síntomas?

Junto con la bronquiolitis, la bronquitis es una de las infecciones respiratorias más comunes en niños. Consiste básicamente en la inflamación de los bronquios, y aunque habitualmente suele confundirse con el resfriado, tanto sus características como el tratamiento médico a aplicar son muy distintos.

Los bronquios son dos conductos o tubos en los que la tráquea se bifurca y van subdividiéndose en diferentes ramificaciones hasta convertirse en ramificaciones cada vez más finas hasta alcanzar los pulmones, de la misma manera que lo hacen por ejemplo las ramas de un árbol. Estos canales tan finos reciben el nombre de bronquiolos, lugar donde se produce el intercambio del aire -rico en oxígeno- por dióxido de carbono.

Básicamente llevan aire hacia estos órganos, y cuando se inflaman surge lo que médicamente se conoce como bronquitis. Es decir, la bronquitis consiste en la inflamación de los bronquios. Se convierte en el trastorno bronquial más habitual, pudiendo ser aguda o crónica.

En niños, por ejemplo, es considerado como una de las enfermedades respiratorias más típicas en la etapa infantil, y una de las afecciones que más visitas tienden a causar a los servicios médicos, en especial de urgencias. Y, entre ellas, la bronquitis vírica es la más común en niños de 0 a 36 meses (sin mencionar la bronquiolitis, que se convierte en otra de las enfermedades infantiles también más habituales).

¿En qué consiste la bronquitis infantil?

Aunque existen distintos tipos de bronquitis, la forma de presentación aguda es una de las más comunes. Se trata de una infección fundamentalmente vírica (esto es, causada por un virus) en la que existe inflamación aguda de la mucosa presente en los bronquios. Según la Sociedad Española de Medicina Interna consiste básicamente en la “inflamación de los conductos bronquiales”, que son las vías respiratorias que llevan el oxígeno a los pulmones.

Entre los virus que tienden a causar la enfermedad en niños pequeños, destacan: 

  • Influenza: Popularmente conocido como el “virus de la gripe”, es un virus del que existen distintos tipos como A, B, C y D. Los virus A y B suelen causar epidemias estacionales, mientras que la influenza tipo C es una de las enfermedades respiratorias más leves.
  • Parainfluenza: Como ocurre con la influenza, existen un total de cuatro virus de parainfluenza.
  • Virus respiratorio sincitial: También conocido como VRS, es un virus respiratorio que afecta tanto a las vías respiratorias como a los conductos, infectando los pulmones.

Además de la influenza, parainfluenza y el virus respiratorio sincitial, en niños mayores de 4-5 años de edad también puede estar causada por Chlamidia pneumoniae y Mycoplasma pneumoniae.

¿Qué síntomas aparecen cuando el niño tiene bronquitis?

1. Tos seca y dificultad para respirar

En caso de bronquitis aguda, la tos se convierte en uno de los síntomas más predominantes. Se trata de una tos persistente, constante y seca, que no suele durar más de 2 semanas (aunque en ocasiones puede durar varias semanas incluso después de que la infección se haya curado).

Puede estar acompañada de dificultad para respirar, pudiendo emitir sibilancias o sonidos al respirar como pitidos y/o estertores o crepitantes, que se sienten como ruidos burbujeantes o estrepitosos en los pulmones.

2. Al cabo de unos días la tos se vuelve productiva

Pasados unos días la tos se convierte en una tos productiva (con secreción abundante de mucosidad amarillenta y verdosa), líquida y posteriormente más espesa y densa.

3. Cansancio y debilidad, acompañado o no de fiebre

Además, podemos sentir al niño cansado y débil, aunque no siempre en todas las ocasiones se acompaña de fiebre.

Cuando es tratada médicamente de forma adecuada, lo más habitual es que la bronquitis aguda desaparezca poco a poco, curándose a los pocos días de aparición.

No obstante, los síntomas tienden a variar en función del virus que haya causado la inflamación de los bronquios.

Tipos de bronquitis

Aunque en los niños la bronquitis aguda es considerada como el tipo de bronquitis infantil más común, también existen otros tipos que debemos mencionar en esta ocasión:

  • Bronquitis aguda: Es la variedad más común, especialmente entre los más pequeños de la casa. Consiste en la inflamación aguda de los bronquios, con aparición repentina de síntomas.
  • Bronquitis prolongada o subaguda: Se trata de un tipo de bronquitis causada por bacterias (es decir, por una infección bacteriana). Puede ser también habitual en niños, pudiendo estar acompañada de inflamación de los senos paranasales (sinusitis).
  • Bronquitis crónica: Es un tipo de bronquitis que ocurre cuando los bronquios se inflaman, se estrechan y/o permanecen obstruidos continuamente. Es decir, sucede cuando la bronquitis aguda se perpetúa en el tiempo. Se dan episodios de repetición, pudiendo causar episodios de bronquitis agudas -por virus o bacterias- de 4 a 5 veces por año.

¿Cuál es su diferencia con la bronquiolitis?

La bronquiolitis consiste en una infección respiratoria que afecta a los bronquiolos, causada principalmente por el virus respiratorio sincitial (VRS), convirtiéndose en el principal agente etiológico de esta enfermedad.

Es muy común en lactantes, y se convierte en la primera causa de hospitalización en niños menores de dos años (las hospitalizaciones aumentan especialmente en lactantes menores de doce meses), sobre todo durante el invierno y principios de primavera, estaciones del año en la que se presentan epidemias de bronquiolitis.

A diferencia de la bronquitis, en la bronquiolitis suelen aparecer síntomas de obstrucción de la vía respiratorior inferior. Notamos cómo al lactante le cuesta respirar, haciéndolo con mucho trabajo, también se suele encontrar irritable, y es común escuchar sibilancias (sonido chillón y silbante que surge durante la respiración).

Cuándo visitar al pediatra o acudir a Urgencias

Se debe acudir a la consulta del pediatra o visitar el Centro de Salud (Urgencias) si ocurre algunas de las siguientes circunstancias:

  • Si el niño afectado tiene menos de cinco meses, está resfriado y tiene tos (aunque no haya aparecido la fiebre).
  • Su respiración es jadeante, dificultosa, con sibilancias o estertores. Es decir, si el niño presenta síntomas de dificultad respiratoria.
  • La fiebre es superior a los 38 ºC.
  • Después de 3 días los síntomas no mejoran.
  • Se observan síntomas comunes en la bronquitis crónica.

¿Se puede prevenir la bronquitis en los niños? ¿Qué pueden hacer los padres?

Lo cierto es que, en lactantes o niños pequeños, la prevención de la bronquitis es bastante complicada, especialmente si el pequeño ya está apuntado en guarderías, jardín de infancia o colegios.

Hay pediatras que aconsejan evitar las guarderías o los jardines de infancia hasta que el pequeño tenga 3 años de edad, sobre todo si el niño está muy predispuesto a padecer bronquitis o ya ha sufrido algunos episodios anteriormente.

Determinados medicamentos pueden ser de gran utilidad, pero deben ser prescritos por el pediatra y ser tomados bajo su supervisión. Por ejemplo, en épocas en las que el niño tiende a sufrir más crisis, los aerosoles en dosis bajas combinados de corticoides aplicados de manera conjunta con broncodilatadores de larga duración, pueden ser de gran ayuda, al ser útiles para reducir la inflamación crónica de los bronquios.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

CONTINÚA LEYENDO