Mitos y verdades

Esta es la razón más común por la que tu hijo empieza a dormir mal

La terapeuta del sueño Romelia Rubio lo explica con ejemplos muy interesantes.

Cuando nuestro hija o hijo pequeño deja de dormir bien, nos pasamos horas y más horas intentando deshojar la margarita para dar con la clave, con el motivo que haya causado ese cambio en las horas de descanso del peque. Pues bien, ya te adelantamos de que en la mayoría de las ocasiones estarás equivocado en tus conclusiones.

Al menos, eso es lo que asegura Romelio Rubio, psicóloga y terapeuta del sueño en un contenido muy interesante al respecto publicado recientemente en su perfil de Instagram, @behappynights, donde divulga sobre su especialidad. Explica Rubio que son muchísimas más razones diferentes que los padres y madres que contactan con ella le dan acerca del mal dormir de sus hijos e hijas, lo que ella denomina despertares adicionales. “Taaaantas y tantas razones que he escuchado que tratan de explicar la causa detrás de esos despertares adicionales que tienen a los padres de cabeza”.

La clave está en cómo se duermen

Deja claro de antemano Romelia Rubio que los factores externos sí influyen en el sueño de los niños. Es el caso de un cambio de rutina, un cambio de horario, una mudanza o viaje, o algún problema de salud que le incomode, entre muchos otros. “Sin embargo, generalmente NO es esa la causa por la que el sueño de los niños empeora”, afirma la psicóloga y terapeuta del sueño. 

En opinión de la experta, la razón que explica en la mayoría de las ocasiones los despertares adicionales en los niños es “la forma en la que se quedan dormidos”. Para profundizar en esta afirmación, Romelia Rubio señala que son “las asociaciones de suelo que tengan” las que motivan cómo duerman los peques. Y concreta que “1 de cada 4 niños que tiene asociaciones de sueño irreproducibles, tiende a despertarse constantemente por las noches”.

Desde el punto de vista médico no hay inconveniente alguno de que los niños se duerman con este tipo de hábitos. Es más, alguno de ellos, como es el caso del pecho, está demostrado que les calma cuando son recién nacidos y es incluso recomendable que se duerman así. Pero es importante tener claro que existe una causa que no solemos valorar en la quiniela de opciones que es la más probable de que un niño o niña pequeña duerma mal, las asociaciones irreproducibles de las que habla la terapeuta del suelo Romelia Rubio, que asegura que si un peque aprende a dormirse sin elementos externos, las posibilidades de que empiece a dormir mejor “son increíblemente altas”. 

Eso sí, no trates de eliminar de golpe ese hábito externo que le ayuda a dormir y, sobre todo, no dejes de acompañar a tu hijo o hija en todo momento durante el proceso de reaprendizaje del sueño si creéis conveniente cambiar algo en esta rutina final del día. 

Continúa leyendo