Patrocinado

¿Se puede prevenir la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una infección respiratoria producida por virus en la que se inflaman los bronquios y los bronquiolos, que son las vías aéreas o conductos más pequeños que llevan el aire dentro del pulmón. Afecta principalmente a los niños menores de 2 años, sobre todo a los menores de 6 meses. ¿Qué podemos hacer los padres para prevenirla?

bronquiolitis aguda

Los bronquiolitis se contagia principalmente tocando objetos tales como juguetes, chupetes, biberones, baberos... en los que suelen quedarse gotas de saliva o mucosidad contaminados principalmente por el virus respiratorio sincitial (VRS) y luego tocándose los ojos, la nariz o la boca. También puede contagiarse inhalando partículas infectadas provenientes de alguna persona infectada, es decir, respirando gotas de pequeño tamaño que genera la persona que tiene el virus al toser o estornudar. El 90% de los peques padecen el virus VRS al menos una vez antes de cumplir los dos años y requieren ingreso hospitalario en un 1-3 % de las ocasiones.

¿Existen niños más vulnerables que otros?

En estos grupos de niños, a continuación descritos, deben extremarse las medidas de prevención de la enfermedad. Los niños más vulnerables son los bebés nacidos prematuros y los que presentan otros problemas de salud como enfermedades de los pulmones, deficiencias inmunológicas o enfermedades del corazón. De este último grupo, los datos hablan por sí solos. Los niños cardiópatas hospitalizados por bronquiolitis aguda por VRS tienen un riesgo superior de reingresar que los niños sanos, según se desprende en diferentes estudios.

Además, una de las causas más comunes de empeoramiento de un lactante con insuficiencia cardíaca o cianosis es la bronquiolitis por virus respiratorio sincitial.

La Guía de Práctica Clínica sobre Bronquiolitis Aguda que está en la web de la Biblioteca de Guías de Práctica Clínica del Sistema Nacional de Salud señala como factores asociados a bronquiolitis aguda grave: la presencia de comorbilidades (cardiopatía, inmunodeficiencia, enfermedad pulmonar crónica, prematuridad), la presencia de tabaquismo en el entorno, un mayor número de hermanos, el hacinamiento y la pobreza y la sintomatología reciente entendida como inferior a 72 h. también señala un trabajo en el que encuentra el síndrome de Down como un factor de riesgo independiente para la infección grave por VRS.

¿Qué podemos hacer para prevenir esta enfermedad?

Es importante mantener la lactancia materna más de 4 meses, ya que ofrece mayor protección contra las infecciones respiratorias de vías bajas.

Se recomienda el lavado de manos para evitar el contagio de los virus respiratorios. La bronquiolitis se transmite de persona a persona, por lo que las personas que presenten una infección respiratoria, aunque sea un simple catarro, deben lavarse las manos frecuentemente, especialmente antes y después de tocar al niño o alguno de los objetos que él utiliza. Concretamente, el VRS se transmite por secreciones a través de las manos donde puede sobrevivir entre 6-12 horas. Las gotas de secreciones pueden esparcirse hasta 2 metros. Se destruye con jabón y agua o con gel alcohólico.

Se recomienda limitar el número de visitas, especialmente en aquellos niños más pequeños y prematuros.

Se recomienda evitar el contacto con personas con síntomas respiratorios y evitar los ambientes con alto riesgo de contagio.

Se recomienda evitar la exposición al tabaco, incluso sin fumar en el entorno del niño las partículas del tabaco adheridas a la ropa pueden perjudicarle. La exposición al humo del tabaco aumenta la tasa de ingreso por infecciones del tracto respiratorio inferior, incluida la bronquiolitis. Además, la exposición al humo del tabaco empeora la sintomatología y el pronóstico de los pacientes con bronquiolitis aguda.

CONTINÚA LEYENDO