Relajación y estimulos

Shantala: el masaje para el bebé que debes conocer

La medicina oriental siempre ha tenido influencia en la cultura occidental, y de ella, concretamente de la India, nos ha llegado la última novedad asimilada en nuestro país, un masaje terapéutico apto para los más pequeños.

Bebé en pleno masaje
Bebé en pleno masaje (Foto: iStock)

Aunque nos hayamos referido al shantala como novedad en la entradilla, no es del todo cierto que sea así porque es una técnica de masaje milenaria que ya lleva varias décadas introducida en occidente, concretamente desde los años 50 del siglo pasado, de la mano del doctor Frederick Leboyer. Pero sí es una novedad en lo que respecta a su viralidad reciente, ya que es un masaje que está dejando de ser tan poco conocido como lo era hasta la fecha. Te contamos lo que es exactamente a continuación.

El shantala es una técnica que permite, a través del tacto, comunicarse con el bebé desde la etapa de recién nacido, y su objetivo principal es que este se relaje lo máximo posible. Es, por lo tanto, un masaje infantil relajante. Para que un masaje sea compatible con el cuerpo de un niño tan pequeño, tan frágil todavía, la técnica debe ser muy suave, y así es exactamente este masaje de origen hindú en el que se aplica una presión suave y con movimientos descendentes lentos y muy controlados en el cuerpo del bebé.

Cómo realizarlo

El shantala se puede aplicar en casa con mucho cuidado y conociendo previamente la técnica. Para ello, una vez sentado en el suelo con las piernas cruzadas, “como los indios”, como suelen decir los peques más mayores por lo que aprenden en el cole, y la espalda recta, coloca al bebé acostado sobre tus extremidades inferiores bocarriba

En esta posición, antes de empezar el masaje en sí, úntate las manos en una crema hidratante apta para bebés o en un aceite natural -asegúrate de tenerlas muy limpias antes-. Su olor y el tacto ayudarán a que el objetivo de relajar al pequeño se alcance. Los movimientos del shantala, para los que se utilizan el dedo índice y el corazón, son firmes y constantes pero sin ejercer mucha presión, y tienen que dibujar la forma de ocho. Siempre siguiendo un orden, que puede ser de dentro hacia fuera y del centro del cuerpo a las extremidades, de abajo hacia arriba, o de izquierda a derecha. Utilizaremos los dedos índice y corazón, y haremos "ochos". Es importante realizar movimientos con firmeza, siempre de dentro hacia fuera y del centro hacia las extremidades, o de abajo hacia arriba, del lado izquierdo al derecho. 

El orden es aplicable también a las zonas por las que ejecutar el shantala. Empieza por el pecho, deslizando tus manos en la forma indicada hacia los lados. A continuación, coloca al pequeño de lado y baja por la piel de sus brazos con la misma delicadeza hasta llegar a sus manos. Cambia de lado y repite la acción para volver a su core, pero en este caso al abdomen en vez de al pecho. Puedes alternar el uso de ambas manos y dibujar círculos muy suaves o también los ochos anteriormente citados. Este paso es muy similar al masaje que cualquier pediatra recomienda hacer para ayudarle con los gases y también para relajarle. 

Al acabar en la zona del abdomen, desciende hasta los muslos y mantén el ritmo constante y la misma presión sobre su piel. Alcanza sus pies y masajea sus dedos uno a uno con mucha paciencia. Ya solo quedan dos pasos. Primero, dale la vuelta con cuidado, acuéstale sobre su espalda en una posición en la que esté cómodo y genera un movimiento circular leve pero enérgico de sus piernas para estimular el movimiento muscular en la zona del abdomen. Y segundo y último, acaricia con toda la delicadeza y el amor del mundo cada rincón de su cabeza, incluyendo el pelo, sus orejas y hasta sus labios. 

Un momento relajante

Cuanto mayor sea la concentración y la tranquilidad ambiental, más disfrutaréis de este momento tanto la mamá o el papá como el recién nacido. Por este motivo, puedes comunicarte con él de forma dulce y sosegada durante el masaje, cantarle o incluso poner una música relajante que acompañe. 

El shantala es un masaje infantil que puedes hacer a diario antes del baño como parte de la rutina del bebé previa al sueño de la noche. Solo es recomendable evitarlo si existe algún problema de salud, aunque puedes consultar a tu pediatra si considera oportuno aplicarle un masaje diario así a tu bebé para que te quedes más tranquilo si tienes alguna duda al respecto. 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo