Vídeo de la semana

Recién nacido

Síndrome de abstinencia neonatal: qué es, causas, síntomas y tratamiento

En los últimos años los médicos han venido alertando acerca del incremento de casos de síndrome de abstinencia en recién nacidos, debido a que, durante el embarazo, las futuras mamás seguían tratamientos a base de determinados fármacos que podrían causar dependencia (así como por el consumo de determinadas drogas ilegales).

Síndrome de abstinencia neonatal
Foto: Istock

El síndrome de abstinencia neonatal, también conocido médicamente como síndrome de abstinencia en recién nacidos, consiste en un grupo de problemas que pueden afectar al bebé, o niño pequeño, cuando su madre consumió determinadas drogas a lo largo de la gestación, lo que puede incluir tanto fármacos o medicamentos recetados como drogas ilegales (en ambos casos de acción adictiva).

Las drogas, presentes en la circulación sanguínea de la futura mamá, acaban pasando a través de la placenta, y de ahí terminan ingresando en el torrente sanguíneo del bebé, pudiendo afectar al bebé de manera ciertamente parecida al modo en que afectan a la embarazada.

Finalmente, el pequeño organismo del bebé se acostumbra a la droga, de forma que, después del nacimiento, cuando la droga o fármaco empieza a desaparecer de su organismo, el bebé experimenta los efectos relacionados con la abstinencia.

Los síntomas asociados pueden empezar a aparecer apenas a las pocas horas de nacer, o incluso más tarde. Algo que dependerá de la droga de que se trate. 

¿Qué es el síndrome de abstinencia en recién nacidos y por qué ocurre?

El síndrome de abstinencia neonatal consiste en un grupo de afecciones y síntomas que surgen cuando el bebé ya no se encuentra expuesto a los fármacos o drogas con los que sí estuvo en contacto a lo largo del embarazo; concretamente en el útero materno antes del nacimiento.

Tiende a producirse, sobre todo, cuando la embarazada tomó medicamentos, generalmente opioides, durante la gestación. Aunque se ha encontrado que este efecto también podría ser causado por determinados fármacos comunes, como antidepresivos o incluso medicamentos para dormir. 

La placenta se convierte en el medio de sustento del bebé durante el embarazo, siendo fundamental para suministrarse oxígeno y alimentos a través del cordón umbilical. Cuando la futura mamá consume estos medicamentos durante el embarazo, pueden terminar atravesando la placenta y originar problemas graves en el bebé. En definitiva, el feto puede volver dependiente de ellos.

Por tanto, el síndrome ocurre cuando los recién nacidos ya no están expuestos al medicamento, de ahí que sus síntomas surjan después del nacimiento, surgiendo síntomas de abstinencia.

¿Cuáles son los síntomas en el bebé?

Se ha encontrado que los bebés con este síndrome pueden presentar un riesgo mayor de parto prematuro, así como de síndrome de muerte súbita del lactante, además de convulsiones, ictericia y bajo peso en el momento del nacimiento. 

Aunque los efectos en el cerebro del bebé son, en parte, todavía desconocidos, los estudios en animales han relacionado el uso de determinados fármacos durante la gestación con defectos de nacimiento en el sistema nervioso central. Mientras que los estudios epidemiológicos en humanos también han encontrado cierta asociación entre el uso de opioides con defectos del tubo neural.

También podría conducir a un riesgo mayor de problemas tanto de visión como de audición a largo plazo, dificultades de aprendizaje y del comportamiento, problemas para dormir, retrasos en el habla y en el lenguaje y problemas motores.

En cualquier caso, se estima que muchos de los síntomas aparecen dentro de los 3 días posteriores al nacimiento, aunque en ocasiones pueden incluso tardar semanas en aparecer. 

Causas del Síndrome de abstinencia neonatal
Foto: Istock

Respecto a los síntomas más comunes, pueden incluir:

  • Espasmos, convulsiones y temblores
  • Irritabilidad y llanto estridente
  • Vómitos o diarrea
  • Sudoración
  • Piel con manchas
  • Congestión nasal o estornudos
  • Tono muscular tenso
  • Reflejos hiperactivos

¿Cómo se trata?

El tratamiento médico depende de los síntomas que tenga el bebé. Aunque las opciones son en realidad variadas, y van desde simplemente hacer que el bebé se sienta más cómodo (como minimizar la exposición al sonido y a la luz, mecerlo o envolverlo) hasta utilizar fármacos que puedan reducir sus síntomas en casos moderados o graves.

La administración de líquidos intravenosos puede ser útiles para prevenir la deshidratación, así como la leche de fórmula con alto contenido calórico, útil cuando existen problemas de alimentación.

Durante el tratamiento, el cual puede durar alrededor de una semana, los médicos vigilan al recién nacido, tiempo durante el cual el pequeño puede sentirse muy inquieto e irritado. Con la finalidad de calmarlos, se favorece el contacto piel con piel, además de otras técnicas calmantes por parte de la mamá y el papá.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo