Síndrome de muerte súbita

Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL): todo lo que deben saber los padres

El síndrome de muerte súbita constituye la primera causa de muerte posneonatal (entre el primer mes y el año de vida) en los países desarrollados. Aunque este es uno de los temas más “feos” de la pediatría es muy importante que los padres conozcan las medidas preventivas.

El síndrome de muerte súbita del lactante se define como la muerte ocurrida de forma repentina de un bebé de menos de un año, cuya causa permanece inexplicada después de una investigación que incluye autopsia, examen del lugar de fallecimiento y revisión de la historia clínica. Se trata, por tanto, de un diagnóstico de exclusión, es decir, que obtenemos tras haber descartado todas las causas posibles.

¿Cuál es la causa?

Síndrome de Muerte Súbita del Lactante
Foto: Istock

Como se comenta en la definición, no sabemos las causas exactas. Se investigan diferentes motivos como la reinhalación del aire espirado durante el sueño, factores genéticos o procesos inflamatorios- infecciones por alteración del sistema inmune. Estas posibles causas, junto con otros factores ambientales aún no bien conocidos, podrían aumentar el riesgo del síndrome de muerte súbita.

¿Cómo puede prevenirse?

Con respecto a la madre:

  • Cuidados prenatales y control de la gestación. Hay estudios que demuestran una disminución del riesgo de muerte súbita en aquellos lactantes cuyas madres han seguido un adecuado control del embarazo.
  • Lactancia materna. Se ha demostrado en numerosos estudios que la lactancia materna es un factor protector de muerte súbita.
  • Evitar consumo de alcohol y drogas durante el embarazo.
  • Tabaquismo: el tabaquismo materno y el tabaquismo pasivo (fumar en el ambiente cercano al bebé) se asocia con un aumento del riesgo de muerte súbita, confirmado en múltiples estudios.

Con respecto al bebé:

  • Postura del bebé en la cuna. El bebé debe dormir boca arriba. En múltiples estudios ha quedado clara la asociación entre dormir boca abajo y el aumento del síndrome de muerte súbita. La incidencia de este síndrome es claramente más baja en países que pasaron a recomendar cambiar la postura del bebé. Por tanto, pon siempre al bebé a dormir boca arriba el primer año de vida, sobre todo, los primeros seis meses. La postura de lado es inestable, y muchos niños que se colocan así acaban poniéndose boca abajo, así que es mejor evitarla.
  • Uso del chupete al dormir. Usar el chupete durante el sueño tiene un efecto protector del síndrome de muerte súbita. Se recomienda ofrecer al niño el chupete para dormir en todos los episodios de sueño durante el primer año. Ofréceselo al dormirlo boca arriba y no vuelvas a reintroducirlo en la boca una vez que el niño se haya dormido. Si el niño no quiere chupete, no hay que forzarlo.
  • Inmunización y calendario vacunal. La inmunización tiene un efecto protector, por lo que se recomienda cumplir el calendario vacunal vigente.
Consejos útiles para evitar la muerte súbita del lactante
Foto: Istock

Con respecto a la habitación, cuna y práctica de colecho:

  • Cohabitación. Compartir habitación, pero sin compartir cama (padres y bebé durmiendo en el mismo cuarto, con el bebé en cuna separada) disminuye el riesgo de síndrome de muerte súbita. El lugar más seguro para que duerma un bebé es en su propia cuna, en la habitación de sus padres.
  • Compartir cama (colecho). Varios estudios han demostrado una asociación entre el síndrome de muerte súbita y compartir cama. Hay situaciones en las que el riesgo de aumenta, como ocurre si los padres consumen alcohol, tabaco, drogas o ciertos medicamentos (como antidepresivos o fármacos para la ansiedad). También aumenta el riesgo si los padres están extremadamente cansados, en el caso de compartir el bebé la cama con otros adultos que no sean los padres o practicar colecho en otro sitio que no sea la cama, como un sillón o sofá. No está bien establecido si pesa más el factor protector de la lactancia materna, que se ve favorecida por el colecho, o el riesgo de practicar colecho. Por tanto, se puede recomendar dar el pecho en colecho y luego devolver al bebé a la cuna. Si los padres eligen hacer colecho se les debe informar de las situaciones de especial riesgo, para que las eviten.
  • Cuna: Elegir un colchón firme de tamaño adecuado, para que no haya espacio entre éste y la barandilla de la cuna. Evitar mantas, edredones, almohadas, peluches y cintas o cadenas al cuello.
  • Arropamiento excesivo y sobrecalentamiento de la cuna. Arropar excesivamente al bebé, sobre todo si la cabeza queda cubierta, se asocia con aumento del riesgo de muerte súbita. Se recomienda una temperatura de 20- 22º en la habitación del bebé.

Puntos clave a tener en cuenta: recomendaciones para evitar el síndrome de muerte súbita

  • Acostar al niño boca arriba.
  • La cuna en la habitación de los padres es el lugar más seguro para dormir.
  • Evita alcohol, tabaco y drogas.
  • Ofrecer lactancia materna.
  • Evitar calor excesivo en la habitación y arropar demasiado, sobre todo la cabeza del bebé.
  • La cuna del bebé debe estar libre de mantas, edredones, almohadas y peluches.
Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo