La salud del bebé

Tiene gastroenteritis, ¿qué puede comer?

La doctora Josefa Barrio responde a las preguntas más comunes que los padres nos hacemos cuando el bebé tiene vómitos y diarrea.

También te puede interesar: ¿Cómo tratar la gastroenteritis?
Comer si tiene gastroenteritis A

Hidratar al bebé, o al niño, y alimentarle tan pronto como su organismo tolere la comida son las claves para superar la gastroenteritis. Un problema muy común en los niños que produce vómitos y diarrea. 

Pero, ¿cómo le alimentamos si no tiene hambre? ¿Realmente puede comer de todo (si tiene más de seis meses)? La doctora Josefa Barrio, del servicio de Gastroenterología Infantil del hospital Universitario de Fuenlabrada (Madrid) aclara nuestras dudas.

¿Y si no quiere comer?

No debemos forzarle a que coma porque puede vomitar. Hay que ofrecerle alimentos en pequeñas cantidades, lo que le guste. Generalmente toman mejor la leche. 

¿Si le pongo verduras no favorezco la diarrea?

¿No será mejor darle arroz? No, el niño puede tomar su comida habitual sin problemas. No está demostrado que la dieta blanda o astringente facilite la recuperación. Si limitamos la alimentación a unos cuantos alimentos (o incluso le ofrecemos poco de comer) le estamos impidiendo que tome nutrientes que necesita.

¿Y si solo quiere pecho o biberón?

Posiblemente es lo único que aceptan muchos niños cuando están enfermos.

¿Debemos añadir agua a la leche?

Era un método que se utilizaba erróneamente, no se debe hacer porque la leche diluida tiene menos nutrientes y el riesgo nutricional es mayor.  

¿Cuándo puede empezar a comer?

No tiene que dejar de comer, salvo que tenga vómitos, en cuyo caso debe hacer reposo intestinal hasta que deje de vomitar.

He oído que en caso de gastroenteritis es mejor tomar leche sin lactosa, ¿es así?

En una gastroenteritis leve que dura tres o cuatro días no es necesario. Solo se recomienda si dura de siete a diez días o si el niño realiza muchas deposiciones porque en esos casos se desarrolla una intolerancia secundaria a la lactosa.

Ocurre porque se destruye una parte de la flora intestinal y con ella desaparece la enzima lactasa, encargada de metabolizar la lactosa. En esos casos sí se recomienda la leche sin lactosa, que deberá mantenerse de cuatro a seis semanas. Pero los padres no deben dar esta leche a su hijo sin consultar con el médico.

¿Debemos ofrecerle también probióticos? 

Los lácteos fermentados, o los sobrecitos de probióticos de la farmacia, pueden ser una ayuda en la recuperación de la flora intestinal.

 

 

Etiquetas: bebé, niño

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS