Bebés y vacunas

Vacunar al bebé: sobran los motivos

Vacunar evitará enfermedades realmente graves que pueden derivar en complicaciones severas o secuelas y provocar incluso la muerte.

Las vacunas salvan entre dos y tres millones de vidas cada año y son reconocidas como la intervención de salud más efectiva tras la potabilización del agua y que da mejores resultados. Sin embargo, son numerosas las dudas que surgen a los padres sobre la vacunación de los más pequeños. ¿Ante qué enfermedades tengo que vacunar a mi bebé?, ¿Cuándo?, ¿Qué vacunas están financiadas y cuáles no? … y la más importante ¿por qué tengo que vacunar a mi bebé? Los expertos son muy claros en esta última cuestión: vacunar evitará enfermedades realmente graves. “Las vacunas protegen a los niños de enfermedades peligrosas y estas patologías pueden tener complicaciones graves o secuelas y provocar incluso la muerte”, explica Francisco Álvarez, coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP). Y, aunque es verdad que algunas de estas enfermedades son ahora muy poco frecuentes, Álvarez recuerda que es debido precisamente al mantenimiento de las vacunaciones en toda la población.

Desgraciadamente una pequeña búsqueda por Internet puede generar alertas innecesarias y totalmente falsas sobre la administración de las vacunas a los más peques. “Las vacunas que actualmente se emplean han demostrado ser seguras, y por ello se siguen utilizando”, asegura David Moreno Pérez, director del Plan Estratégico de Vacunación de la Junta de Andalucía. Y, aunque es verdad que cualquier medicamento, cualquier vacuna, puede producir un efecto secundario, este experto tiene claro que “la mayoría de problemas que se les atribuye no están fundados o son drásticamente falsos”. Por ejemplo, señala, “efectos secundarios como el autismo con la triple vírica, o los problemas neurológicos con la vacuna del papilomavirus, se han descartado definitivamente en numerosos estudios”.

De hecho, puntualiza Moreno, “lo habitual es que el personal sanitario que pone vacunas todos los días no vea una reacción grave a lo largo de toda su vida profesional”. En cambio, “es más probable enfermar a lo largo de la vida, e incluso morir por enfermedades infecciosas prevenibles con vacunación; no podemos poner en riesgo a los niños de enfermedades que son fácilmente evitables con una vacuna”, señala.

Y, si no lo haces por ti o por tu pequeño, hazlo por la sociedad; porque “la vacunación no solo es un bien individual, sino colectivo que debemos preservar en beneficio de pequeños y mayores”, sentencia Moreno.

¿Para qué y cuándo?

En España el Ministerio de Sanidad establece un calendario único para todas las comunidades autónomas donde se establecen las vacunas que se ofrecen de forma gratuita por el sistema sanitario y que comprende entre los 2 meses y los 18 años de edad. Sin embargo, tal y como explica Roi Piñeiro, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital General de Villalba y secretario de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica, existen otras vacunas que sí se financian en otras comunidades o que la amplia mayoría de los expertos recomiendan administrar a los pequeños. “Entre las que, en general, no están financiadas destacan las vacunas frente a rotavirus y meningococo B, además de la vacuna frente al virus del papiloma humano en varones”. Por ejemplo, en Canarias y en Castilla y León sí están financiando la vacuna frente al meningococo B. De hecho, el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría considera prioritario y esencial la inclusión de estas dos vacunas (rotavirus y meningococo B), así como la indicación de la vacuna frente al virus del papiloma humano en varones, en el calendario financiado.

“La protección frente a una enfermedad mediante una vacuna que se ha mostrado efectiva no puede depender de las posibilidades de cada Comunidad Autónoma”, asegura Piñeiro. Y es que, bajo su punto de vista, “un niño gallego debe tener las mismas oportunidades que otro nacido en Castilla y León”. Estas diferencias que existen hoy en día, sentencia, “carecen de sentido científico, ético, político y económico”.

¿Por qué es importante vacunar a nuestros hijos?

Roi Piñeiro, Jefe del Servicio de Pediatría del Hospital General de Villalba y secretario de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica asegura: "La vacunación infantil constituye la medida preventiva más eficaz de todos los tiempos para evitar el desarrollo y la transmisión de enfermedades infecciosas. Hay quien lo compara con la potabilización del agua y el lavado de manos. Sin desmerecer la importancia de dichas medidas, jamás habríamos podido erradicar la viruela solo con la higiene de manos. Las vacunas consiguen erradicar enfermedades. Pero hay algo incluso más importante que eso, proteger lo que cualquier persona quiere por encima de abuelos, padres, cónyuge o pareja, es decir, a sus propios hijos".

Texto: Marta Riesgo

Continúa leyendo