Salud del bebé

Vulvitis, sinerquia vulvar, himen imperforado... trastornos comunes en niñas

2 minutos

Conoce cuáles son los principales trastornos que afectan a los genitales de los niños y qué hacer en cada caso. Le consultamos al Dr. Ángel Sánchez Maestro, Ginecólogo, Hospital Vithas Perpetuo Internacional (Alicante).

Los trastornos más comunes en los genitales de las niñas

Un bebé empieza a desarrollar sus órganos reproductores entre las semanas 45 del embarazo y este desarrollo continúa hasta la semana 20 del embarazo. Algunas niñas tienen algunos problemas en los órganos reproductores (la vagina, los ovarios, el útero y el cuello uterino) que ocurren mientras ella está creciendo en el vientre de la madre.

El desarrollo es un proceso complejo. Puede interrumpirse por muchas razones. La gravedad del problema del bebé depende de cuándo ocurrió la interrupción. En general, el problema será más extenso cuanto más temprano ocurran los problemas del desarrollo en el útero.

Los problemas en el desarrollo de los órganos reproductores de una niña pueden ser causados por:

  • Genes defectuosos o faltantes (defecto genético)
  • El uso de ciertas drogas durante el embarazo

Vulvitis y vulvovaginitis

Como nos explica el Dr. Ángel Sánchez Maestro, Ginecólogo, Hospital Vithas Perpetuo Internacional (Alicante):  "El trastorno genital más frecuente en las niñas son las vulvitis y vulvovaginitis, favorecidas por factores anatómicos (proximidad del ano, menor desarrollo de labios menores …) y factores hormonales (baja tasa de estrógenos) a esto se suman la acción de productos irritantes y mala higiene. A veces son un síntoma de enfermedades sistémicas víricas, pero la mayoría de las veces se trata de vulvovaginitis inespecíficas irritativas, aunque en ocasiones podemos aislar una bacteria, hongos del tipo cándida, parásitos intestinales como los oxiuros y cuerpos extraños en vagina". 

Tratamiento para la vulvovaginitis

Salvo en los casos específicos, responden muy bien al tratamiento tópico local y las medidas de higiene. 

Sinequias vulvares

En palabras del Dr. Ángel Sánchez Maestro: "Si la vulvitis es recurrente puede complicarse con la formación de sinequias vulvares ocasionando fusión de los labios menores. En este caso el tratamiento incluye cremas hidratantes o con estrógenos dependiendo del grado de fusión y edad de la niña, siendo poco frecuente la necesidad de tratamiento quirúrgico al llegar a la pubertad".

La sinequia vulvar o de los labios menores la gran mayoría de veces se resuelve sola. La mayoría son transitorias y se resuelven espontáneamente cuando aumenta la producción de estrógenos al llegar la pubertad. En la mayoría de los casos es identificada en las revisiones rutinarias realizadas por el pediatra. Se produce cuando un labio menor se adhiere al otro, no permitiendo ver la entrada de la vagina ni el meato uretral. No se trata de una malformación congénita, sino de una situación adquirida que no ocurre en todas las niñas, aunque es uno de los problemas ginecológicos más frecuentes antes de la pubertad, sobre todo entre los 6 meses y los 6 años.

¿Cuáles son los síntomas?

La sinequia puede ser total o parcial (la más habitual); generalmente no produce síntomas y es detectada en las exploraciones rutinarias del pediatra. Si es total, puede ocasionar molestias o dificultad para orinar y, más raramente, infecciones de orina.

¿Por qué se produce?

La sinequia no se debe a un defecto en el desarrollo intrauterino, sino que se produce durante los primeros meses de vida. Puede deberse a múltiple causas, como el bajo nivel de estrógenos de las niñas antes de la pubertad, el uso casi exclusivo de toallitas húmedas en la higiene genital, irritación local (dermatitis del pañal), etc.

Hímen imperforado

Otro de los trastornos más comunes en los genitales de las niñas es el hímen imperforado, "cuyo hallazgo -nos explica el Dr. Sánchez- en la exploración pediátrica se soluciona fácilmente por el ginecólogo, siempre antes de la primera menstruación".

El himen es un tejido delgado que cubre parcialmente la abertura de la vagina. Un himen imperforado bloquea completamente la abertura vaginal, de tal manera que la sangre menstrual o el moco no pueden salir del cuerpo, lo que lleva a menudo a que se presente hinchazón dolorosa de la vagina. Algunas veces, el himen tiene sólo una abertura muy pequeña. Es posible que este problema no se descubra hasta la pubertad. Algunas bebés nacen sin himen. Esto no se considera anormal.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS