Diagnóstico prenatal

Diagnóstico prenatal

El embarazo requiere una vigilancia precisa. Algunas pruebas conllevan un cierto riesgo, pero los médicos saben valorarlo.

Las pruebas de diagnóstico prenatal que detectan anomalías congénitas son:

- Ecografía. La más generalizada y la única que no supone riesgo fetal. En el embarazo suelen realizarse tres, una por trimestre, pero es la segunda (hacia la 18ª o 20ª semanas) la que identifica si existen malformaciones fetales. En la primera se mide el grosor del pliegue nucal del feto y, si el resultado indica que hay riesgo de alteraciones cromosómicas, se ofrece a la mujer la posibilidad de realizar una amniocentesis.
- Amniocentesis. Diagnóstico certero sobre la existencia de anomalías cromosómicas fetales que se hace entre las semanas 14ª y 18ª. Se realiza de forma habitual en mujeres mayores de 35 años. Consiste en extraer una muestra de líquido amniótico, que se usa para realizar el cariotipo del bebé o averiguar la existencia de otras patologías fetales. Como su realización conlleva un riesgo de aborto espontáneo (entre un 0,5 y un 1%), la mujer y el médico deben evaluar estos aspectos.
- Biopsia de vellosidades coriales. Se realiza a partir de la semana 10ª, tomando una muestra de tejido placentario. Es menos frecuente por el riesgo de aborto que tiene (entre un 1 y un 2 %). Además, si se hace antes de la semana 10ª, puede causar defectos graves en el feto. Screening o cribado bioquímico. Se hace entre las semanas 14ª y 18ª, y mide los niveles de ciertas hormonas en la sangre materna. El laboratorio valora los niveles hormonales y elabora un índice del riesgo de síndrome de Down o de defectos del tubo neural. Tener los niveles alterados no constituye un diagnóstico, sólo indica que existe riesgo alto. El dato debe ser confirmado mediante amniocentesis (para detectar el síndrome de Down) o ecografía de alta resolución (para defectos del tubo neural).
- Cordocentesis o funiculocentesis. Consiste en el estudio de la sangre del feto, que se obtiene mediante una punción de los vasos del cordón umbilical bajo control ecográfico. Se suele realizar a partir de la 16ª semana de gestación y puede hacerse hasta el final del embarazo. Su ejecución es compleja y no está exenta de complicaciones, por lo que se utiliza muy poco.

Etiquetas: ecografía, embarazada, embarazo

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS