Edad y embarazo

Edad y embarazo

Las mujeres pueden ahora tener hijos a cualquier edad sin correr los peligros que comportaba la maternidad muy temprana o muy tardía en otras épocas.

Pero en algunos periodos de su vida aumenta el riesgo de concebir hijos con alteraciones cromosómicas, como el síndrome de Down (que se produce por la presencia de tres cromosomas 21 en lugar de dos).

Por tanto, para disminuir el riesgo de engendrar hijos con problemas, lo ideal es que la mujer sea madre entre los 22 y los 30 años.

¿Qué ocurre cuando la madre es menor de 20 años?
Las mujeres muy jóvenes tienen un riesgo ligeramente superior de concebir un hijo con síndrome de Down o con otros defectos congénitos, entre ellos, la gastrosquisis, una alteración que consiste en que el bebé nace con una rotura de la pared del abdomen.

¿Y si es mayor de 35?
A partir de esta edad va aumentando progresivamente el riesgo de alteraciones en el número de los cromosomas del embrión. Esto, a su vez, hace que haya más posibilidades de sufrir abortos espontáneos y de tener bebés que padezcan síndrome de Down y con otras alteraciones cromosómicas.

¿Es preferible renunciar a la maternidad con 40 años?
Esta es una decisión que debe tomar la mujer junto con su pareja, tras haberse informado sobre los riesgos de alteraciones cromosómicas que conlleva el embarazo y las posibilidades que hoy existen de diagnosticar esas anomalías durante la gestación. También deben saber que existe la posibilidad legal de interrumpir el embarazo si el feto está afectado.

¿Podemos saber si el feto tiene alguna anomalía?
Existen varias técnicas para conocer si el feto sufre o no determinadas anomalías. Mediante la ecografía de alta resolución (que se realiza a todas las embarazadas entre las semanas 18ª y 20ª), se descubre una gran cantidad de malformaciones físicas del futuro bebé. Con la amniocentesis y el análisis de vellosidades coriales se estudian los cromosomas del feto y se averigua si hay alteraciones, por ejemplo, tres cromosomas 21 en vez de dos. Estas pruebas sólo se practican cuando existe un riesgo elevado de engendrar un bebé con alteraciones cromosómicas, por ejemplo, si la mujer es mayor de 35 años.

¿Influye la edad del padre?
A partir de los 35 años también los hombres tienen cierto riesgo de engendrar hijos con síndromes malformativos, y ese riesgo aumenta ligeramente con la edad. La diferencia respecto a la mujer es que los defectos relacionados con la edad del padre son mucho menos frecuentes. Así, mientras que en las mujeres mayores de 35 años la frecuencia es de entre 7 y 9 hijos con síndrome de Down por cada 1.000 embarazos, en los hombres de más de 35 años la frecuencia de hijos que sufren cualquier anomalía congénita es de entre 1 y 5 por cada 100.000.

Etiquetas: embarazada, embarazo

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS