Fumar

Fumar

Fumar durante el embarazo puede producir diversas complicaciones graves.

En primer lugar, se ha observado que las embarazadas fumadoras sufren más trastornos de la placenta, sangrado vaginal, abortos espontáneos y partos prematuros que las embarazadas que no fuman.

También está demostrado que fumar durante la gestación puede repercutir negativamente sobre el peso del recién nacido. Esto es, al comparar los pesos de los niños en el nacimiento, se ve que los hijos de madres fumadoras presentan un peso medio inferior que los hijos de las madres que no fuman.

La repercusión del tabaquismo sobre el peso del recién nacido guarda una estrecha relación con el número de cigarrillos que la madre ha fumado durante el embarazo. A medida que aumenta el número de cigarros consumidos, el peso medio del niño va disminuyendo. Esto es grave porque el bajo peso puede causar problemas de salud en el recién nacido y aumentar la mortalidad en los primeros días de vida del bebé.

En cuanto a las malformaciones congénitas, estudios recientes han observado que el hecho de fumar durante el embarazo incrementa el riesgo de labio leporino y paladar hendido en el bebé cuando la madre tiene una predisposición genética a trasmitirlo.

Nuevos estudios epidemiológicos relacionan el tabaco con otros defectos congénitos del bebé, como, por ejemplo, la ausencia del músculo pectoral o de dedos u otras partes de las extremidades, generalmente de los brazos, aunque el riesgo parece ser pequeño.

Entre la comunidad científica también existe el temor a que el hecho de exponer al futuro bebé con frecuencia al tabaco durante la gestación (bien porque la madre fume o bien porque sea fumadora pasiva) pueda causar otros efectos negativos en el niño a largo plazo, como, por ejemplo, muerte súbita, cáncer o asma. Por lo tanto, lo más conveniente es que la mujer que desea ser madre deje de fumar en cuanto abandona el anticonceptivo.

Si no puede evitarlo por completo, debería disminuir progresivamente el número de cigarros hasta fumar menos de diez por día. Ahora bien, no debemos olvidar que todavía se desconoce si esas dosis bajas de tabaco, que no tienen un gran efecto sobre el peso del feto, también son seguras a largo plazo.

Etiquetas: embarazada, embarazo

Continúa leyendo...

COMENTARIOS