Reformas en casa

Reformas en casa

Cuando se hacen reformas en las casas se suelen utilizar pinturas y disolventes orgánicos, y estos productos pueden perjudicar el desarrollo del futuro bebé.

Muchas pinturas contienen ciertos pigmentos orgánicos o inorgánicos (plomo) y otras muchas sustancias que podrían ser perjudiciales. Además, la utilización de pinturas implica necesariamente el contacto con disolventes orgánicos (tolueno, etc.) y otros químicos (decapantes, barnices...), que también son peligrosos durante la gestación.

Todas estas sustancias aumentan las posibilidades de aborto espontáneo y de malformaciones, como, por ejemplo, defectos del sistema nervioso central, alteraciones faciales y retraso mental.

El riesgo se eleva a medida que se incrementa la intensidad de la exposición. Si la casa está bien ventilada y la mujer no utiliza las pinturas ni los disolventes, el riesgo podría ser mínimo. Si, por el contrario, la futura mamá se expone a estos productos durante mucho tiempo, el riesgo para el desarrollo del embrión y el feto podría ser importante.

En cambio, las exposiciones de baja intensidad y esporádicas no deben suponer un grave peligro. Pero la mujer que espera un hijo no debería estar en contacto con estas sustancias químicas.

Si, por cualquier circunstancia, hubiera que pintar alguna parte de la casa o un mueble, ella no debe ocuparse de hacerlo ni debe permanecer en la casa ni en la habitación donde se pinta. Además habría que ventilar bien las dependencias reformadas antes de volver a utilizarlas. Luego, aunque huela un poco, no habrá riesgo si se sigue aireando adecuadamente.

No existen evidencias de que el polvo y el ruido sean factores de riesgo, pero resultan molestos y podrían producir un estado de tensión que siempre conviene evitar.

En definitiva, los meses de embarazo no son un buen momento para hacer reformas en la casa en que se está viviendo.

Etiquetas: embarazada, embarazo

Continúa leyendo...

COMENTARIOS