Novedades para bebés

¿A partir de qué edad le puedo leer a mi bebé?

Los beneficios que la lectura aporta a los niños son incontables, no solo cuando ellos ya son capaces de leer por sí solos, también cuando nosotros leemos con ellos o para ellos. Como experta en literatura infantil, os cuento todos los detalles.

A lo largo de mis años de experiencia, una de las preguntas que más me han hecho es a partir de qué edad se puede empezar a leerle a un bebé. Ante esta pregunta, la respuesta es simple: desde siempre, no hay un límite de edad para que nuestros hijos o hijas puedan escuchar nuestra voz, además esto va a favorecer que el día de mañana sean grandes lectores, ya que, para que de mayores les guste leer, es necesario crear rutinas de lectura con ellos y que los libros estén presentes en su vida.

Los mejores libros para bebés

Los libros más apropiados cuando los bebés empiezan a agarrar cosas con sus manos son los de tela. La mayoría de ellos tienen las páginas suaves, acolchadas, con solapas y con muñequitos que permiten al bebé interactuar con el libro. También suelen incluir sonidos, lo que despierta especial interés en los más pequeños de la casa.

Otros combinan texturas diferentes a lo largo de sus páginas e incluso están adaptados para el movimiento “de pinza” que los bebés empiezan a utilizar cuando pasan las páginas de un libro. El hecho de que los libros favorezcan ese gesto del bebé es muy positivo, ya que crea una serie de conexiones nerviosas en su cerebro que son muy importantes en su desarrollo. ¡Lo fundamental es que potencien su curiosidad por descubrir cosas!

La hora del cuento

Normalmente asociamos la lectura de un cuento con el momento en el que los peques se van a dormir, sin embargo, hay muchos papás que a esa hora no están en casa (padres o madres que tienen horarios nocturnos). En estos casos una buena idea es utilizar el momento del baño para tener ese ratito de lectura con los niños. Para estas situaciones, una buena idea son los libros para bebés plastificados con aristas muy suaves y que son perfectos para utilizar en la bañera, en la piscina o en la playa.

¡Pequeños, atención!

Para mantener la atención de los niños en el libro, muchas editoriales han pensado en diferentes recursos, como por ejemplo marionetas: hay libros que incluyen marionetas que invitan al niño a interactuar mientras les leemos el cuento. 

Un poco más mayores

Cuando ya son un poco más mayores y comienzan a gatear, un buen truco es dejar libros adecuados para su edad y que puedan despertar su interés a su alcance: pequeños montoncitos con libros en el suelo por el entorno en el que se están moviendo. De este modo podrán cogerlos.

¿Quieres saber más consejos y qué títulos son los que más se adaptan a esas características que os comentaba? ¡Os animo a no perderos ni un detalle del vídeo!

CONTINÚA LEYENDO