Ser Padres

Desmontando los mitos sobre los hijos únicos

Que son más egoístas, menos sociables y que están mal educados. Estas son solo algunas de las cosas que se dicen sobre los hijos únicos pero, ¿alguna de todas es verdad? Desmontamos los mitos más extendidos.

Todos conocemos las ventajas de tener un hermano mayor o menor y de cómo eso (e, incluso el orden de nacimiento) puede afectar a nuestra personalidad y a nuestro desarrollo. Que si los hermanos mayores son más inteligentes, que si los segundos suelen ser más traviesos y rebeldes… son muchas las cosas que se dicen sobre los hermanos pero, también son muchos los mitos extendidos sobre los hijos únicos.
Hace algunos años Granville Stanley Hall, primer presidente de la Asociación Americana de Psicología, afirmó sin tapujos que “ser hijo único es una enfermedad en sí mismo”. Y son muchos los mitos que parecen estar de acuerdo con su afirmación: que si son egoístas, menos sociables, más irascibles y violentos, más caprichosos… de los hijos únicos se ha dicho de todo y poca cosa buena pero, sin embargo, la ciencia lleva años intentando acabar con estas etiquetas que, a priori, no hacen ningún favor a las personas que no tienen hermanos.
Uno de los últimos estudios publicados, “El final de un estereotipo”, llevado a cabo en Alemania, afirmaba que los hijos únicos no son más narcisistas que aquellos que sí crecen con hermanos. De hecho, yendo un paso más allá, no son pocas las investigaciones que han concluido que en el desarrollo de la personalidad no hay diferencias entre unos y otros.
Y es que, si antes ser hijo único era una excepción (recordemos que antes las familias solían ser numerosas), ahora es prácticamente al revés. En la actualidad, cerca de un 40% de las parejas que tienen hijos deciden tener solo uno por diferentes motivos: la economía, el desarrollo laboral, la conciliación, la cada vez más  tardía edad para ser madre… pero, tal y como te explicábamos en este artículo, ser hijo único no tiene más ventajas ni más inconvenientes que tener hermanos. De hecho, aunque los niños no tengan un compañero de juegos dentro de casa, sí que tienen el cariño de sus padres para sí solos. Además, la ciencia ha demostrado que suelen sacar mejores notas y conseguir más logros laborales.
Aunque esto sea una evidencia, siguen corriendo muchos mitos en torno a los hijos únicos que es mejor desterrar.
tracking