Ser Padres

“Que los niños duerman solos no debe ser el objetivo de los padres”

Cuando hablamos de niños, la horade dormir siempre es un suplicio si no consiguen conciliar fácilmente el sueño. Una de las herramientas a las que recurrimos para relajarlos y para conseguir que duerman sin miedo son los cuentos. Pero, ¿existe el cuento perfecto? La respuesta es sí.

Si has utilizado un cuento en algún momento para conseguir que tu hijo concilie el sueño sin complicaciones, esto te interesa. ¿Sabías que la manera en la que narras ese cuento, tu voz, tu postura corporal o, incluso, la confianza que el niño tenga en ti influirá muy mucho en la facilidad con la que consiga dormirse?
No lo decimos nosotros: es una de las conclusiones principales que extraemos del nuevo libro de Rosa Jové, “Dormir con cuentos” (Editorial Esfera de libros). Rosa es psicóloga especialista en psicología clínica infantil y como nos ha parecido tan curioso lo que cuenta, hemos querido conocer más acerca de la relación entre los cuentos y el sueño de nuestros pequeños.
Esto es todo lo que nos ha contado.

¿Cómo debe ser el cuento según la edad del niño?

Antes de que tengan acceso a un buen nivel de lenguaje, creo que son mejores las canciones de cuna pues no necesitas entender la letra para que sean relajantes. Los cuentos precisan que el niño los entienda y por tanto, tiene que ir adaptado al nivel de lenguaje que sea capaz de entender. Ese es el primero y el más importante de los requisitos que hay que tener en cuenta según la edad del niño. Si el niño no lo entiende, el cuento no funciona.

¿Cómo saber si el cuento elegido es el correcto?

¡Porque va a conseguir que se duerma con facilidad! No es que haya un cuento correcto o no. Lo que hacemos en cuentos para dormir es construir un cuento con todas las técnicas psicológicas que han demostrado que sirven para dormir, como la relajación, la hipnosis, el mindfulness, etc. A parte del cuento que hemos construido (y que funciona) damos herramientas a los padres para que puedan crear otros cuentos que también funcionen a la perfección para dormir niños.

¿Dónde reside la importancia de escoger el cuento perfecto?

Si queremos que el cuento sirva para dormir, no solo debemos aplicarle las técnicas psicológicas (que vienen explicadas en el libro) si no que debemos asegurarnos que se lea en voz baja, que el niño mantenga los ojos cerrados,etc. A parte de todas estas técnicas, el cuento perfecto será aquel que le guste más al niño o que hayamos comprobado que le funciona mejor. Esa es la importancia de escoger bien.

¿Cómo saber si es mejor que lo lea mamá o papá?

Ambos padres son idóneos para contar el cuento. Lo que sucede es que, a veces, unos de los dos padres tiene más gracia a la hora de hacerlo, y el niño lo prefiere. En este caso, es mejor que lo lea el progenitor que prefiera el niño porque va a funcionar mejor (y el otro que tome nota de lo que hace el otro y vaya ensayando para poder suplirle)

¿Por qué es necesario escoger a la persona correcta?

Nadie en su sano juicio duerme tranquilamente con un desconocido. Nos gusta que, a la hora de dormir, estemos en un entorno seguro y rodeados de personas de las que nos podamos fiar. Si al niño le lee el cuento un desconocido o una persona de la que no se fía, no se va a dormir con facilidad y, de hecho, “luchará” para no dormirse. Por eso, si queremos que el cuento funcione para dormir, hay que escoger la persona correcta.

¿Cómo sería el cuento para dormir perfecto?

El cuento perfecto no sirve si el niño no tiene sueño o la persona que se lo va a contar no cumple con una serie de requisitos (no tener prisa, ser conocido por el niño, tener una voz suave y relajante, una actitud cariñosa etc..). A partir de ahí, el cuento para dormir perfecto es aquel que introduzca en su texto las técnicas psicológicas que ayuden al relax y a rebajar la ansiedad como son la relajación, la hipnosis, el mindfulness y la PNL, entre otros.
En dormir con cuentos les damos a los padres un cuento que incluye todas estás técnicas, y que funciona muy bien y, por si quieren adaptar otros cuentos, les explicamos como introducir estas técnicas en cuentos que ellos se sepan o en cuentos que se inventen, y así construir el cuento perfecto para dormir.

¿La actitud corporal incorrecta podría evitar que el niño se durmiese?

Evitar no, pero dificultar sí. Si a un niño le explicamos un cuento con voz chillona o gritando; o muy rápido porque queremos terminar cuanto antes; o moviéndonos mucho porque estamos nerviosos: eso no va a propiciar que se duerma. La actitud corporal es un factor importante.

¿Qué beneficios reportan los audiocuentos?

Los audiocuentos tienen muchos beneficios porque un cuento por si solo (tanto en audio como en directo) ya es beneficioso. El audiocuento además permite que el niño lo escuche cuando quiera, aunque no esté la persona que se lo cuenta. Pero, evidentemente, siempre va a preferir que se lo contemos de viva voz. Podríamos decir que los audiocuentos son un gran sustituto de cuando el niño quiere oír un cuento y la persona que se lo cuenta no está o está ocupada.

¿Es posible dormir sin cuentos?

Si, claro. Muchos niños se duermen sin cuentos. Lo que sucede es que leer un cuento tiene ventajas, tanto para los que se duermen con cuentos como para los que se duermen sin ellos. Para los que se duermen con cuentos porque se duermen con más facilidad (y eso los padres lo agradecen) y para los que no los necesitan, el leer una historia favorece la adquisición de un mejor lenguaje, mejoran el léxico y la capacidad de imaginación y creatividad. Por eso siempre es mejor dormirse escuchando un cuento.

¿Qué hacer si el peque no quiere dormir solo?

Es muy normal que no quieran dormir solos porque eso les asusta. En primer lugar, explicar que no pasa nada porque duerma con compañía (sus padres, un hermano mayor etc..) porque tarde o temprano va querer dormir solo. No es una cosa que haya que enseñarse porque la van a hacer si o sí.
Otra cosa es que los padres quieran que su hijo duerma solo. En ese caso hay muchas técnicas que se pueden utilizar, como el alejamiento progresivo, pero también nuestros cuentos para dormir porque van a hacer que el niño se duerma con facilidad aunque esté en otra habitación, y se pueda quedar solo después. No obstante el hecho de que los niños durmieran solos no debería ser un objetivo para los padres puesto que lo harán. Mejor que se dediquen a otras cosas más importantes de la educación.

• ¿Se pueden leer cuentos practicando el colecho?

¡Claro que sí! De hecho, lo que no se puede hacer es contar cuentos en la distancia. Hay que estar cerca para contarlos. El colecho da esa intimidad y cercanía por la noche que hace que los niños se relajen más y se duerman.

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking