Ser Padres

¿Cómo evitamos ser papás demasiado permisivos?

Entre los 2 y los 3 años comienzan a aparecer las rabietas en los niños, por ello, es importante que como padres sepamos decir "no" y poner límites a sus caprichos y exigencias.

Autor: Pilar Cano Núñez
A partir de los dos años comienzan las rabietas; lloran, patalean, gritan y exigen que se les dé todo aquello que desean.
La rabieta es una manifestación de su personalidad con la que se quieren imponer para conseguir sus deseos. Es importante plantearles límites y decir “no” a esas exigencias. Los . Un niño al que no se le niega nada será un adulto insolente y caprichoso, y lo más importante: infeliz.

Los pasos a seguir

Para poder enseñarles los  para llevar de manera coherente los siguientes pasos:

1. Autonomía

Permitirles desarrollar su autonomía en todas aquellas actividades de la vida cotidiana, como lavarse, vestirse ordenar, dormir, colaborar...

2. Límites

tracking