Ser Padres

¿Por qué los relatos cortos para niños son una buena opción educativa?

Al igual que la lectura de cuentos infantiles escritos, los microrrelatos contados ofrecen multitud de beneficios en el desarrollo de los más pequeños.

No vamos a descubrir ahora los beneficios de la lectura en los niños. Incluso antes de que aprendan a leer por sí mismos, a través de los cuentos que les contamos, su mente viaja a un universo fascinante en el que descubre nuevos referentes y nuevas palabras a la vez que va adquiriendo un hábito que le reportará grandes cosas cuando esté capacitado para afrontarlo por sí mismo.
Pero ya no solo la lectura de libros infantiles tiene esta capacidad inigualable de potenciar su creatividad y su imaginación, sino que también la tienen los relatos contados, sin papel de por medio. Es más, al no ceñirse estas historias a las ilustraciones del libro, todavía permiten al niño abrir más su mente para dar forma e imagen a aquello que el narrador, sea quien sea, les está contando.
Y más allá de la activación de la creatividad y la imaginación, la lista de beneficios de los microcuentos continúa. Por ejemplo, fortalecen el vínculo porque el clima que generan los cuentos es único, permitiendo conectar en el mismo universo al narrador y al niño. También amplían, como los cuentos escritos, el lenguaje y el vocabulario del pequeño, que aprenderá nuevas palabras gracias a las historias contadas.
Por otro lado, como decíamos anteriormente, al no estar delimitado el espacio ni preconcebido por los dibujos con los que se ilustran las palabras en los libros infantiles, su pensamiento abstracto se ve muy potenciado por los microrrelatos, y al mismo tiempo estimulan también su concentración. Esto último es especialmente palpable en los niños más pequeños, que son incapaces de concentrarse durante mucho tiempo en la misma tarea. Pues bien, tienen algo los cuentos (contados o leídos) que les atraen como los polos opuestos de un imán. Es magnético su interés.
Y, por último, entre los múltiples beneficios de los relatos cortos infantiles hay que destacar también la adquisición de valores y su asimilación gracias a las moralejas que estas historias tienen en el final. Además, al generar automáticamente un referente en su mente, el niño tendrá más facilidad para actuar en consecuencia cuando se encuentre en una situación real que sea similar a la narrada en la ficción.
Por todo ello, los cuentos cortos son una excelente opción educativa, ideal para combinar en clase y también en casa con la lectura de cuentos infantiles. Ambas actividades son complementarias y no hacen más que retroalimentarse la una a la otra, potenciando más si cabe los beneficios que ofrecen, muchos de ellos compartidos.
tracking