Ser Padres

¿Cómo es el mobiliario infantil de un dormitorio Montessori?

Uno de los pilares fundamentales en los que se fundamenta el Método Montessori es en el de enseñar autonomía a los niños y en respetar sus tiempos de desarrollo. Para conseguir lo primero, el mobiliario que elijamos para su habitación es un punto muy importante.

A finales del siglo XIX, la pedagoga María Montessori desarrolló un método de educación muy alejado de la pedagogía clásica hasta la fecha. El mismo abogaba fuertemente por respetar el ritmo de aprendizaje y desarrollo de cada niño, por enseñarles autonomía y por dejarles decidir aquello que más les apeteciese en cada momento.
Este método pronto llegó a varios centros educativos que empezaron a ver los resultados positivos de su aplicación. A día de hoy, además, está considerado el método de enseñanza alternativo por antonomasia y se aplica en muchas escuelas a lo largo y ancho del mundo.
Otro de los pilares de los que hablaba María Montessori al desarrollar su nuevo método de enseñanza y aprendizaje es el del pensamiento y movimiento: según ella ambos están estrechamente ligados, ya que el movimiento potencia el pensamiento y el aprendizaje.
Para conseguir tal fin, según ella es primordial que el ambiente en el que se mueve el niño esté adaptado a sus necesidades evolutivas y características de cada edad (porque sí, según ella a cada edad el niño sabe hacer una serie de cosas diferentes que puedes consultar en este artículo). Así, es necesario construir un ambiente favorable físico y espiritual. Este estará compuesto por un espacio abierto, ordenado, estético, simple y real donde cada elemento tendrá su razón de ser en el desarrollo del pequeño.
Así, “el ambiente estará proporcionado a la medida de los niños, con estanterías bajas y distintas medidas de mesas y sillas donde se sientan individualmente o en grupo”, de acuerdo a la información extraída de la web de la Fundación Montessori.
También conviene que este ambiente esté a su disposición en el hogar. ¿Cómo? Eligiendo muebles diseñados de acuerdo a la filosofía de María Montessori. Según ella “una de las primeras formas de ayuda a la vida psíquica del niño, ha de ser la reforma de una cama. Ha de tener el derecho de dormir cuando tiene sueño y de levantarse cuando le apetezca”. Por eso, aconsejaba la abolición de la clásica cama para niños y sustituirla por una con un colchón a ras del suelo y sin barandilla.
El mobiliario Montessori no es diferente al tradicional: simplemente cambia la estética de la habitación porque todo estará hecho a medida de los peques. De esta manera, no habrá barreras, los armarios serán pequeños, abiertos y tendrán pocas prendas para que puedan hacer una selección simple de lo que quieran ponerse y puedan mantener el orden.
También es aconsejable que los peques tengan un rincón de lectura con una estantería en la que puedan alcanzar todos los cuentos, o una sillita a su altura para sentarse siempre que quieran. En definitiva, se trata de adaptar el ambiente a sus necesidades.
Por suerte, son muchas las marcas que han pensado en ello creando una preciosa colección de muebles Montessori de las que hemos seleccionado algunos de los más interesantes.
tracking