Ser Padres

Qué son las enfermedades autoinmunes y por qué aparecen

Las enfermedades autoinmunes son patologías ligadas a una disfunción del sistema inmunológico. Aunque la diabetes tipo 1 o el lupus sistémico son las más conocidas, no son las únicas.

Una enfermedad autoinmune consiste en una patología en la que el sistema inmunitario ataca al propio organismo. Normalmente, el sistema inmunológico está “educado” para respetar las diferentes células de nuestro cuerpo. Sin embargo, durante una enfermedad autoinmune, se vuelve contra ellas al considerarlas extrañas, lo que terminará generando una reacción inflamatoria.
Se corresponden, por tanto, a una disfunción del sistema inmunológico, en el origen de al menos 80 enfermedades. Entre ellas, existen algunas que son consideradas más o menos comunes, como por ejemplo es el caso de la diabetes tipo 1, la tiroiditis, la enfermedad de Crohn, el lupus eritematoso discoide, la psoriasis o la artritis reumatoide.

¿En qué consiste una enfermedad autoinmune?

Una enfermedad autoinmune es el resultado de una anormalidad del sistema inmunológico que lo lleva a atacar los componentes normales del cuerpo.
Es común que se realice una distinción clásica entre las enfermedades autoinmunes específicas de determinados órganos, que acaban afectando a un órgano en particular (como por ejemplo podría ser el caso de las enfermedades autoinmunes de la tiroides), y las enfermedades autoinmunes sistémicas, como el lupus, que pueden afectar a distintos órganos.

Comprendiendo estas enfermedades

Aunque se supone que nuestro sistema inmunológico nos protege contra los patógenos (que pueden ocasionar la aparición de enfermedades), en ocasiones puede salirse de control. Es cuando puede volverse demasiado sensible a ciertos constituyentes exógenos, y desencadenar alergias, o reaccionar contra los constituyentes del propio organismo, promoviendo la aparición de las enfermedades autoinmunes.
Lo cierto es que este tipo de enfermedades forman, en realidad, un amplio grupo en el que encontramos enfermedades tan distintas como la diabetes tipo 1, la artritis reumatoide, la enfermedad de Crohn o la esclerosis múltiple.
Todas ellas se corresponden a enfermedades crónicas desencadenadas por la pérdida de tolerancia inmunológica del organismo a sus propias células.

¿Cuáles son las causas de las enfermedades autoinmunes? ¿Por qué aparecen?

La gran mayoría de las enfermedades autoinmunes son multifactoriales, lo que significa que, en realidad, se cree que se basan en una combinación de factores genéticos, endógenos, exógenos y/o ambientales, hormonales, infecciosos y psicológicos.
La realidad es que el trasfondo genético es ciertamente importante, de ahí la naturaleza, a menudo familiar, de estas enfermedades. Por ejemplo, se ha estimado que la frecuencia de diabetes tipo 1 va del 0,4% en la población general al 5% entre los familiares de un diabético.
Foto: Istock

Causas de las enfermedades autoinmunesFoto: Istock

Distintos estudios experimentales, o datos epidemiológicos, describen con claridad la asociación existente entre la microbiota intestinal, que encontramos en la interfaz entre el sistema inmunitario y el medio ambiente, y la aparición de una enfermedad autoinmune.
Y es que se sabe que hay intercambios, una especie de “diálogo”, entre las bacterias intestinales y las células inmunitarias.
Además, también se sabe que el medio ambiente (como la exposición a microbios, ciertas sustancias químicas, el estrés o el tabaquismo) también tienden a jugar un papel importante.

¿Cómo se diagnostican?

La búsqueda de una determinada enfermedad autoinmune debe realizarse siempre en un contexto evocativo. Los exámenes médicos incluyen:
  • Exploración: Con la finalidad de diagnosticar órganos afectados (lo que puede influir la exploración clínica, biológica, y la biopsia de órganos);
  • Análisis sanguíneo: Un análisis de sangre en busca de inflamación (no específico) pero que puede ser útil a la hora de orientar hacia la gravedad del daño y explorar la evaluación inmunológica con una búsqueda de autoanticuerpos;
  • Estudio: Se corresponde con la búsqueda sistemática de posibles complicaciones (riñón, pulmones, corazón y sistema nervioso).
Respecto al tratamiento, debemos tener en cuenta que cada enfermedad autoinmune responde a un tratamiento específico, como podría ser el caso de los analgésicos contra el dolor, antiinflamatorio contra las molestias funcionales articulares y musculares, y los fármacos sustitutivos para normalizar los trastornos endocrinos.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking