Ser Padres

Primer trimestre de embarazo y coronavirus: todo lo que debes saber

¿Estás embarazada, y además acabas de enterarte hace poco? Si es así, sobre todo después del final del Estado de Alarma y a medida que, poco a poco, nos vamos adentrando en la ya denominada "nueva normalidad", es común que surjan dudas relacionadas con el primer trimestre de embarazo y el coronavirus.

La pandemia de coronavirus ha causado ya algunos cambios relacionados directamente con la atención del embarazo, y esto, es cierto, puede resultar cuanto menos preocupante. Si te encuentras en el primer trimestre de embarazo, es normal que a las típicas dudas relacionadas con el comienzo de la gestación, se unan ahora otras relacionadas directamente con la pandemia, con las medidas de protección y, sobre todo, con el riesgo relacionado con las posibilidad de contagio durante esta importante etapa.
Muchas embarazadas descubrieron que estaban embarazadas a principios o a mediados del Estado de Alarma, justo cuando no se sabía hasta qué punto la pandemia iba a continuar afectando al día a día normal de la sociedad. Y, como ha ocurrido en otros países, estos embarazos tienden ahora a verse muy diferentes de lo que las futuras mamás pudieron imaginar originalmente.
Pero esta incertidumbre no solo ha surgido entre las mamás que se han enterado de que estaban embarazadas en medio de la pandemia (al menos, en lo más crudo de esta). También ha afectado en mayor o menor medida a quienes ya se encontraban encinta, y no sabían hasta qué punto se podía seguir con las citas médicas para seguir la evolución del embarazo.
Es cierto que, a menudo, descubrir que se está embarazada provoca una gran cantidad de sentimientos, desde la emoción al miedo, pasando por la alegría al temor más absoluto.
Durante la pandemia de coronavirus que está sufriendo el mundo desde hace algunos meses, y sobre todo cuando nuestra vida casi quedó en pausa tras la proclamación del Estado de Alarma por parte del Gobierno de España a mediados del mes de marzo, aquellas mujeres que navegan por el principio de algo tan cambiante e intenso como un embarazo, se enfrentan a su vez a una serie de desafíos añadidos o adicionales que pueden hacer que, además, también tienda a volverse poco menos que confuso.
Por suerte, existen algunas herramientas que pueden ser de mucha ayuda a la hora de prepararse para el camino a seguir, y que incluyen no solo la obtención de cierto conocimiento acerca del coronavirus (en particular a partir de fuentes confiables), así como mantener todas las indicaciones y recomendaciones del médico.

¿Qué podrías necesitar preguntarle a tu médico durante la pandemia de coronavirus?

Dado que, al menos por el momento, el coronavirus es una enfermedad infecciosa que ha llegado para quedarse, especialmente hasta el instante en el que pueda encontrarse un tratamiento médico efectivo, o una vacuna, es normal que surjan muchas dudas relacionadas no solo con la propia evolución de la gestación en sí, sino, sobre todo, tanto con las citas como con la llegada del parto.
Así, mientras que durante el período de confinamiento la mayoría de las consultas médicas se cancelaron, salvo de urgencia o estricta necesidad (de manera que, por ejemplo, las pruebas ecográficas se redujeron considerablemente, por lo que muchas mamás embarazadas se quedaron sin alguna de ellas, incluso hasta poco antes del parto), ahora poco a poco esas citas se recuperan, y el resto se mantienen.
5f04ac845cafe85e79938d7e

Consultas al médico sobre el COVID-19

Eso sí, manteniendo las medidas de seguridad y protección necesarias. Dado que la consulta médica se llevará a cabo en un espacio cerrado, el uso de la mascarilla está recomendada en todos los casos.
Hasta el momento, lo aconsejable era que acudiera la futura mamá a la consulta, pero ahora algunos centros -públicos y privados- admiten nuevamente acudir con la pareja o acompañante cercano. Por otro lado, recuerda que el uso de los guantes no es obligatorio, dado que podría crear una falsa sensación de seguridad, y podría acabar causando más mal que bien.

¿El COVID-19 puede afectar al embarazo?

Como ocurre con otras enfermedades infecciosas, el embarazo puede llegar a alterar la forma como el cuerpo reacciona y maneja las infecciones virales más graves en algunas mujeres. Esto significa que las mujeres embarazadas suelen experimentar cambios tanto fisiológicos como inmunológicos que les hacen más susceptibles a cualquier infección no solo viral, sino también bacteriana.
Si bien es cierto que esto es algo que las parteras, matronas y médicos ya conocen desde hace décadas, y están acostumbrados a tratar a lo largo de la gestación, no podemos olvidarnos que el nuevo coronavirus es una enfermedad de reciente aparición, que no sabemos bien cómo podría actuar en todas las personas.
Sin embargo, al menos, toda la evidencia científica disponible hasta el momento sugiere que las embarazadas no tienden a correr un riesgo mayor de enfermar gravemente, en comparación con otros adultos sanos, si contraen el nuevo coronavirus. Es más, se cree que la mayoría de las mujeres embarazadas que contraen el coronavirus durante la gestación suelen experimentar síntomas leves o moderados.
Y, tal y como sugiere la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), las manifestaciones clínicas de las gestantes con COVID-19 no parecen diferir del resto de la población. Generalmente, en la embarazada se describen síntomas sobre todo en el tercer trimestre de gestación, tales como fiebre, tos, disnea, diarrea, dolor de cabeza y dolor de garganta.
5f04ac845cafe85e79938d7f

Embarazo y coronavirus

No obstante, debemos tener en cuenta que incluso las infecciones por otros virus respiratorios comunes, como la gripe u otros tipos de coronavirus, sí se han asociado a complicaciones durante el embarazo, motivo por el cual las principales autoridades sanitarias nuestro país han decidido incluir a las embarazadas entre los grupos vulnerables frente a la nueva enfermedad.
Como medida de precaución básica, es esencial seguir los consejos sobre el distanciamiento social, manteniéndose alejada de lugares públicos, y evitar a aquellas personas que tengan posibles síntomas de coronavirus. Igualmente, es posible salir a la calle como normalmente hacías anteriormente, pero manteniendo las medidas de seguridad y protección recomendadas.
Por otro lado, dado que el nuevo coronavirus es una enfermedad transmisible, los expertos coinciden en señalar que, especialmente durante el tercer trimestre de embarazo (más de 28 semanas de embarazo), es necesario estar especialmente atento del distanciamiento social, y minimizar cualquier contacto con otras personas, así como extremar al máximo las medidas de precaución.

¿Algunas mujeres embarazadas podrían tener más riesgo de enfermar gravemente?

Algunas mujeres embarazadas podrían presentar un riesgo mayor de desarrollar alguna complicación grave asociada al coronavirus, o una enfermedad más grave. Entre los factores de riesgo conocidos, al menos por el momento, podemos mencionar los siguientes:
  • Mujeres mayores de 35 años de edad.
  • Mujeres con sobrepeso u obesidad.
  • Mujeres con problemas médicos preexistentes, como por ejemplo podría ser el caso de diabetes o presión arterial elevada (hipertensión arterial).
Por todo ello, si te preocupa la situación actual o sientes cierto temor, lo mejor siempre es hablar con tu médico, y preguntarle todas las dudas que puedas tener.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking