Ser Padres

Vitrificación de óvulos: la alternativa para las mujeres que quieran ser madre después de los 35

En los últimos años numerosos factores han hecho que las mujeres se hayan decidido a posponer la maternidad. Además, la incertidumbre por el coronavirus retrasa aún más los planes de las parejas y es entonces cuando vitrificar los óvulos se vuelve una buena opción pero, ¿es la única?

Poco queda de la maternidad de antaño en la maternidad de hoy. Según la oficina de estadística comunitaria, Eurostat, España fue en 2019 el segundo país de la Unión Europea (UE) con la tasa de natalidad más baja, con 7,6 nacimientos por cada mil habitantes, solo por detrás de Italia. Eurostat también se refirió a España como el país de Europa donde más se retrasa la maternidad: las mujeres españolas tienen su primer hijo a los 32 años y casi una de cada 10 a los 40 años.

Factores que intervienen en el retraso de la maternidad

Son varias las razones que se hallan detrás de los datos según los expertos en demografía y sociología. Para empezar, el importante cambio social que late en España desde la década de los años 80 y que ha provocado, entre otras, la salida de las mujeres del ámbito del hogar hacia el mundo del empleo y también la idea de que ser madre es una opción y no una obligación.
A estos dos pilares se le suman además otros factores como los ahogos económicos, la crisis laboral, los altos precios de la vivienda y las complicaciones de la conciliación.
Estos problemas e incertidumbres se han visto acrecentados en los últimos meses con la llegada de la pandemia por el coronavirus y sus consecuentes efectos sociales y económicos.
Decisiones importantes como la maternidad, se posponen y eso, a posteriori, puede convertir la fertilidad en un desafío, porque cuando el momento llega después de los 35, es más complicado tener hijos y muchas mujeres recurren a las diferentes técnicas de inseminación artificial.

Vitrificación de óvulos

Y es que, la reproducción asistida es un campo que en los últimos años ha crecido de manera exponencial. Es útil en muchos casos: cuando una pareja no puede conseguir un embarazo por causas naturales, en casos de modelos de familia como homosexuales o monoparentales y, entre otros, también cuando la mujer decide retrasar la edad de la maternidad hasta un punto algo alejado de la edad biológica. Y es que, como comentábamos antes, este hecho es cada vez más común y recordemos que después de los 35 años, conseguir un embarazo de manera natural se complica.
Las técnicas de reproducción asistida avanza a pasos agigantados y ahora está cobrando mucha importancia dentro del mismo la técnica de la congelación o vitrificación de óvulos.

¿En qué consiste la técnica de vitrificar los óvulos?

La vitrificación o congelación de óvulos es una técnica de reproducción asistida para conservar los óvulos maduros de una mujer. El método más habitual es la congelación ultrarrápida, que mantiene las células inalteradas durante un tiempo indefinido, hasta que se utilizan.
El doctor Isidoro Bruna Catalán, director médico de HM Fertility Center, informa a la agencia de noticias Europa Press que "si no pueden ser madres a corto o medio plazo, vetrificar los ovocitos es la medida preventiva más eficaz contra la infertilidad asociada a la edad".
Este método es muy práctico para aquellas mujeres que deseen tener hijos pero necesiten alcanzar primero cierta estabilidad personal y profesional. De esta manera se someten a los ciclos de vitrificación de ovocitos hasta que ellas decidan buscar un bebé. También supone una alternativa para las mujeres jóvenes que padecen cáncer y para tratar la enfermedad precisan de tratamientos dañinos para el aparato reproductor femenino que pueden desembocar en un fallo ovárico prematuro.
Esto también es habitual en muchos varones. Bruna Catalán asegura que la solución pasa por "congelar un par de muestras de semen antes del tratamiento oncológico para que puedan ser padres cuando este finalice" (de hecho, recordemos la historia de este hombre que es claro ejemplo de ello). Son dos procedimientos según el doctor, "sencillos y seguros" y que van a permitir cumplir ese deseo de ser mamá y papá.

Soy periodista y algún día también seré escritora. Me gusta jugar con las palabras para crear mundos y derribar muros, para contar historias, informar, concienciar, emocionar e inspirar. Vivo de atardeceres líquidos, escapadas al monte y recuerdos en hojas de papel.

tracking