Ser Padres

¿Cuáles son los síntomas de la ovulación?

Son variados y se localizan en distintos puntos del cuerpo, y no todos conllevan dolor o molestias físicas, si bien es cierto que hay un número grande de ellos que sí lo llevan asociado a ellos.

Los días más fértiles de la mujer, cuando está ovulando, no son precisamente los más agradables a nivel físico. Los síntomas de este proceso natural implican en muchos casos molestias y malestar general que afecta a distintas partes del cuerpo.
Son muy habituales los dolores abdominales, que pueden llegar a ser intensos en algunas mujeres, y pueden presentar de forma constante y aguda o en calambres.  Los expertos los asocian a la ruptura del folículo que da lugar a la salida del óvulo, que contiene una sustancia líquida que provoca irritación en el peritoneo.
También se pueden localizar molestias físicas en las mamas, que pueden experimentar una fase de hipersensibilidad durante la ovulación, y es posible sufrir cambios relativamente bruscos en la temperatura corporal, lo cual es fácilmente controlable con la ayuda de un termómetro. Este es un síntoma que no siempre se relaciona con la ovulación, pero es una posibilidad real.

Otras consecuencias

Hay síntomas que no necesariamente generan dolor. Es más, alguno va en la dirección opuesto, como es el caso del aumento de la líbido, que es una consecuencia natural que se desencadena en el cuerpo debido a que son los días en los que la mujer es más fértil. No es placentero pero tampoco genera dolor el hecho de que el flujo vaginal cambie durante estos días, aumentando su volumen, su espesor e incluso cambiando de color.
Por otro lado, con la ovulación se producen de forma habitual cambios en el estado de ánimo, que pasa a dibujar el perfil de un valle, con sus picos arriba y abajo. Si pasas de la risa y de la exaltación de la felicidad al llanto fácil en poco tiempo, es posible que se deba a que estas en los días de mayor fertilidad.
Hasta aquí es probable que hayas aprendido nada nuevo porque al fin y al cabo son síntomas que en mayor o menor medida habrás sufrido en alguna ocasión coincidiendo con la ovulación. Pero es bueno refrescar la memoria si, por ejemplo, aparece de repente alguno que no sea habitual en ti, o si quieres explicarle a tu hija qué puede ocurrir en su organismo cuando empiece a ovular.
En ambos casos recuerda también que las cefaleas, debido a los cambios hormonales grandes que se producen durante la ovulación; el dolor de espalda en la zona de los riñones; la sensación de hinchazón; y los gases, son otros cuatro síntomas asociados a la ovulación, osea que también pueden hacer acto de presencia en esos días.
tracking