Ser Padres

Las embarazadas se pueden teñir el pelo: ¿verdadero o falso?

No hay consenso científico al respecto que permita dar una respuesta rotunda sobre esta cuestión, por lo que consultar al especialista médico y aplicar la máxima precaución es siempre la opción más recomendable.

El boca a boca ha hecho que se generalice la idea de que tinte y mujer embarazada son cosas incompatibles. No existe base científica que demuestre que las fórmulas actuales de tinte sean perjudiciales para el feto, pero no está de más afrontar esto con cautela y precaución.
No hace tanto tiempo que la composición de los tintes era mucho más agresiva que en la actualidad, y también se llegaron a publicar estudios que encontraron daños cromosómicos en mujeres no embarazadas que se teñían el pelo, de ahí que existan ciertos argumentos para que el mensaje haya ido calando de generación en generación. Pero más allá de que todavía los tintes industriales utilizan productos de origen químico, se necesitaría una cantidad mínima de ellos para producir daños físicos tanto a la mamá como al bebé. Así lo detectaron algunos estudios científicos hechos con roedores.
De todos modos, toda cautela y precaución es siempre recomendable en lo que tenga que ver con la salud del feto durante el embarazo, de ahí que sea interesante leer muy bien el etiquetado del producto que desees utilizar en tu cabello y que ante la más mínima duda consultes con el especialista médico. Es posible que te dé el ok inmediato, pero también puede que adopte una postura conservadora y te recomiende no teñirte el pelo para evitar posibles consecuencias incontrolables. Otras voces autorizadas aconsejan evitar este tipo de productos de cosmética hasta el cuarto mes de embarazo, cuando el feto ya está completamente formado.

Falta de consenso

En cualquiera de los casos, la última decisión la tiene la mujer gestante, y es totalmente comprensible que prefiera ser tajante y no arriesgarse a teñirse el pelo durante unos meses por mucho que la ciencia no haya demostrado todavía que los tintes son peligrosos para ella y el feto. Al fin y al cabo, está en juego algo tan importante como es la salud, mucho más trascendental que el color del pelo durante unos meses.
Por lo tanto, a la pregunta de si es verdadero o falso que una mujer embarazada pueda teñirse el pelo, la respuesta sería verdadero pero con matices. Y es que no disponemos datos fiables suficientes, ni tampoco hay un consenso científico rotundo en este aspecto, que nos permita afirmar sin riesgo a equivocarnos que es así. La cautela es el mejor camino que se puede tomar en este tipo de dilemas, y ante cualquier duda, cuando hay un embarazo de por medio, ser conservadora es la opción más segura.
tracking