Ser Padres

Tocofobia o miedo al embarazo: ¿qué es y cómo superarlo?

El pánico irrefrenable a tener hijos puede darse antes o después de haber parido alguna vez, y en ambos casos es un trastorno grave pero que, como cualquier fobia, se puede tratar y superar.

El límite entre miedo y fobia es difuso y solo un psicólogo está capacitado para determinar cuál se da en cada caso, pero sí es bueno saber que existe un concepto, tocofobia, que hace referencia al pánico irracional al embarazo y el parto. Lo sufren aproximadamente el 3% de las mujeres.
La ansiedad está presente en un porcentaje mucho mayor, sobre todo en las embarazadas, pero no deja de ser el comienzo hacia algo que puede ir a más, y en algunos casos, afortunadamente los menos, se puede convertir en un verdadero problema de índole mental, la tocofobia, término que proviene del griego. En concreto, de los términos “tokos”, que significa nacimiento, y “phobos”, que se traduce como miedo.
Este miedo es persistente, inexplicable y también preocupante, por lo que se debe poner remedio en caso de aparecer. Y no tiene por qué aparecer a raíz de un embarazo, si no que puede aparecer sin necesidad de estar embarazada o ya después de haber dado a luz. De hecho, se diferencia entre tocofobia primaria y secundaria dependiendo de cuándo se produzca, si antes de tener hijos o después.

Diferencias entre tocofobia primaria y secundaria

La primaria la padecen quienes nunca han tenido hijos y aparece casi siempre antes del embarazo, desde la adolescencia incluso. Por este motivo es también muy importante que los padres de las niñas en dichas edades traten con naturalidad la sexualidad con sus hijas y todo lo que tiene que ver con ella, y también mantengan un canal de comunicación abierto al respecto.
La secundaria la padecen quienes ya han tenido uno o más hijos, y su aparición está vinculada a una experiencia traumática previa con el embarazo o el parto. Esto es algo perturbador, que inevitablemente influye en el futuro, y puede hacerlo de forma muy grave, haciendo sentir auténtico terror a la mujer al pensar en pasar de nuevo por ello.

Síntomas

El solo hecho de pensar en un posible embarazo y en sus consecuencias físicas o para el día a día desencadena una crisis nerviosa y la anticoncepción se convierte en una obsesión para las mujeres que padecen tocofobia sin estar embarazadas. En las que lo están y aparece este pánico irrefrenable, generalmente, el pensamiento que más aparece en su mente es el del aborto, pero también el de rechazo del bebé. En ambos casos se trata de un trastorno grave que requiere tratamiento.
Y esto último es fundamental, ya que este texto no pretende meter miedo en la cabeza de las mujeres que lo lean. Simplemente, dar a conocer un trastorno que existe y que tiene cura porque todas las fobias la tienen. La clave es buscar ayuda psicológica y también la comprensión y el apoyo del núcleo familiar de confianza para que las cosas poco a poco mejoren hasta que la tocofobia desaparezca.
tracking