Ser Padres

Cómo registrar la temperatura basal cada día correctamente

El método de la temperatura corporal basal puede llegar a convertirse en una ayuda sencilla, simple y económica de conocer en qué días aproximadamente se habría producido la ovulación, por lo que sería útil para aumentar las posibilidades de embarazo. Para que funcione, es esencial que se registre correctamente.

La temperatura corporal basal consiste en la temperatura que tiene el cuerpo en estado de reposo completo. Cuando la mujer ovula, su temperatura corporal basal tiende a aumentar de forma ligera, motivo por el cual se convierte en un método sencillo de detectar la ovulación y, potencialmente, aumentar las posibilidades de embarazo, siempre y cuando las relaciones se mantengan justo en el momento en el que se ovula.
Pero para que el método funcione verdaderamente es importantísimo mantener un registro de la temperatura basal, en especial porque ayuda a llevar a cabo un seguimiento de la ovulación. Y, para conseguirlo, es esencial registrar la temperatura correctamente, así como utilizar un gráfico de temperatura basal que ayude a interpretar mejor los datos.
Por suerte, se caracteriza por ser un procedimiento bastante sencillo, que destaca además por ser tremendamente económico. De hecho, tan solo se necesita un termómetro, una aplicación de gráficos de fertilidad (que en la mayoría de las ocasiones se caracteriza por ser gratuito) y, sobre todo, algo de paciencia.
No en vano, los gráficos ofrecen muchísimas ventajas, puesto que pueden ser de utilidad a la hora de averiguar cuándo la mujer tiende a ovular cada mes, cuáles serían los mejores momentos para mantener relaciones íntimas y con ello aumentar las posibilidades de concepción, detectar posibles problemas de fertilidad o incluso detectar los primeros síntomas del embarazo.

¿Qué es el método de la temperatura corporal basal?

La conocida como temperatura corporal basal consiste en la temperatura que tiene nuestro cuerpo cuando nos encontramos en estado de reposo. Debemos tener en cuenta que la temperatura de nuestro organismo cambia en función de diferentes factores, no solo como consecuencia de la propia actividad que estemos llevando a cabo, sino también por las hormonas.
Cuando la mujer ovula, la progesterona hace que la temperatura aumente, por lo que justo antes de que empiece la menstruación, la hormona desciende.
Foto: Istock

El método de la temperatura basalFoto: Istock

Esto significa que la temperatura corporal basal también disminuirá, a menos, eso sí, que se haya conseguido el embarazo (por este motivo se considera que este método podría ayudar incluso a descubrir algunos de los primeros síntomas de la gestación).
Esto es debido a que, cuando se está embarazada, la temperatura del cuerpo seguirá siendo elevada, debido a que la progesterona también continuará manteniéndose alta.

Registrando la temperatura basal diariamente de forma correcta

El proceso a la hora de registrar la temperatura corporal basal es, como verás, bastante simple, pero es necesario saber cómo hacerlo. Además, es importantísimo mantener la constancia, puesto que no vale con seguirlo una sola vez. Para hacerlo, debes seguir los pasos que te indicamos a continuación:
  • Toma de la temperatura. Es conveniente hacerlo todas las mañanas, siempre antes de levantarte de la cama, y anotarla en una tabla. Es posible utilizar un termómetro oral digital o incluso optar por un termómetro especialmente diseñado para este fin. En cualquier caso, es adecuada tanto la lectura oral como vaginal o rectal. Eso sí, es importantísimo asegurarnos de utilizar siempre el mismo método.
  • Debes tomarte la temperatura siempre a la misma hora. O, al menos, lo más cerca posible. En algunas ocasiones esto podría significar poner el despertador. No obstante, lo más recomendable es hacerlo dentro de los 30 minutos de la hora en que lo sueles hacer habitualmente.
  • Traza el valor de la temperatura en una tabla. Este paso dependerá del método que utilices para registrar la evolución de la temperatura corporal basal. Por ejemplo, puedes optar por una aplicación de seguimiento de la fertilidad, o bien optar por un papel cuadriculado. Es importantísimo buscar cualquier cambio de temperatura en la temperatura registrada de al menos 0.4 grados, el cual debe mantenerse durante un período de 48 horas.
De esta manera, cuando identifiquemos un cambio en la temperatura, es aconsejable mantener relaciones sexuales en los días más fértiles, que ocurriría alrededor de dos días antes de que la temperatura corporal basal haya aumentado, por lo que la mujer se encontraría en su momento más fértil.
Eso sí, debemos recordar que los espermatozoides son capaces de sobrevivir hasta cinco días en el interior del cuerpo de la mujer, por lo que es aconsejable mantener relaciones sexuales en los días anteriores y posteriores a los días de mayor fertilidad.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking