Ser Padres

¿El hombre es verdaderamente fértil toda su vida?

Se suele pensar que la edad solo afecta negativamente a la fertilidad de la mujer, ya que tiende a disminuir a partir de los 35 años de edad. Sin embargo, ¿sabías que en el hombre tiende a ocurrir algo similar? Aunque, eso sí, un poco más tarde.

Mientras que es bastante conocido que la fertilidad de la mujer decrece a medida que va cumpliendo años y envejeciendo, en ocasiones de forma abrupta una vez llega a cierta edad o etapa de la vida, en el caso del hombre no tiende a ser algo tan cotidiano o común.
En el caso de la mujer, por ejemplo, la fecundidad femenina tiende a disminuir progresivamente a partir de los 35 años de edad, la cual es, en gran medida, irreversible. A lo que se uniría que, en el año 2017, la edad promedio de las mamás que daban a luz en todos los países pertenecientes a la OCDE era de alrededor de 30 años.
Si tenemos en cuenta que su fertilidad, y las posibilidades de concepción natural, se reducen considerablemente a partir de los 35 años de edad, basta con tener algún problema no diagnosticado de fertilidad para que las tasas de éxito se acaben reduciendo.
Por este motivo suele recomendarse que, a partir de los 30 años de edad, la mujer (o pareja en sí) acuda a un especialista en fertilidad después de 6 meses de relaciones sexuales sin métodos anticonceptivos, practicadas con regularidad, pero sin éxito.
Pero, ¿qué ocurre con el nombre? ¿Hasta qué punto es verdad que podría llegar a ser fértil toda su vida?

¿Cómo es la fertilidad del hombre?

Se sabe que las mujeres nacen con todos los óvulos que tendrán a lo largo de su vida, lo que se conoce como reserva ovárica, de manera que, a medida que envejecen, esa cantidad ha disminuido naturalmente con el paso del tiempo (se estima que pierden alrededor de 1000 óvulos cada mes).
A su vez, los óvulos que quedan presentan más probabilidades de contener daños en el ADN, lo que podría reducir las posibilidades de fecundación, al disminuir la calidad del huevo.
Foto: Istock

Fertilidad masculina y edadFoto: Istock

Dado que tanto el recuento como la calidad de los óvulos disminuyen con la edad, y aunque existen otras causas evidentes de infertilidad femenina, es común que la edad femenina suela ser considerada como uno de los factores más influyentes en lo que se refiere a la fertilidad de la mujer.
No ocurre lo mismo con el hombre. Y es que, en contraste con la cantidad limitada de óvulos en las mujeres, se estima que los testículos crean entre 100 a 200 millones de espermatozoides nuevos cada día. Lo que significa que los hombres no presentan un riesgo de “quedarse sin espermatozoides” con la edad, como sí ocurre con las mujeres y sus óvulos.
Sin embargo, debemos tener en cuenta algo fundamental: existen una serie de factores, incluyendo la propia edad del hombre, que sí podrían afectar a la producción de esperma, o incluso al proceso de la eyaculación.

La fertilidad del hombre también se reduce a medida que envejece

Se ha encontrado que la disminución de la fertilidad del hombre tiende a ser un factor que origina entre un 30 a un 40 por ciento de los casos de infertilidad. Pero las mujeres no son las únicas que experimentan una disminución de la fertilidad relacionada con la edad. No obstante, esa reducción de la fertilidad masculina con la edad es menos significativa y menos dramática en comparación con la experimentada por las mujeres.
Los estudios han mostrado que el aumento de la edad masculina se asocia con una disminución de la fertilidad en el hombre, disminuyendo con ello las tasas de embarazo. Por ejemplo, un estudio publicado en el año 2000 encontró que la concepción, en el plazo de 12 meses, fue un 30 por ciento menos probable para hombres mayores de 40 años, en comparación con aquellos hombres que tenían 30 años de edad, o menos.
Particularmente, en el caso del hombre se ha encontrado que la tasa de fertilidad masculina comienza a descender alrededor de entre los 40 a 45 años de edad, algo más tarde que en la mujer (que se produce, como hemos visto, a partir de los 35 años de edad, y de forma muchísimo más abrupta).
De hecho, ,en el caso del hombre, lo más habitual es que esta reducción de la fertilidad asociada a la edad ocurra más lentamente que en las mujeres.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking