Ser Padres

¿Cuántos meses de embarazo tienes realmente?

Durante el embarazo es normal que surjan muchas dudas relacionadas con la gestación. Y una de las más habituales tiene que ver con el tiempo real que la futura mamá tiene, así como la fecha estimada o probable de parto.

Cuando la gestación es ya más o menos evidente, una pregunta usual a la que tienden a enfrentarse muchas embarazadas es cuánto faltaría para el momento del parto. Todo el mundo quiere conocer más acerca de cuánto tiempo falta para esa cita mágica, y posiblemente es igualmente común que la futura mamá también sienta un poco de curiosidad por saber qué tan avanzada está.
La conocida como fecha probable de parto, es cierto, puede convertirse en un indicador. Pero no se trata de un indicador aproximado, dado que esta “fecha de parto” solo debe ser tenida en cuenta como una mera estimación; como una aproximación acerca de la semana en la que el riesgo de que se produzca el nacimiento del bebé es bastante mayor. De hecho, la gran mayoría de las mujeres tienden a dar a luz entre las semanas 37 y 41 de embarazo.
Esto significa que un embarazo promedio tiende a durar alrededor de cuarenta semanas, comprendidas desde el primer día del último período menstrual normal.
Pero también puede ocurrir todo lo contrario. Por ejemplo, es posible que surjan algunas complicaciones y que el parto termine adelantándose. O que, incluso, todo vaya bien pero el bebé tarde un poco más en nacer (incluso también podría darse el caso de que el parto debe ser provocado porque ya se habría pasado de fecha y el bebé no nace, pudiendo aumentar igualmente el riesgo de posibles complicaciones y / o de sufrimiento fetal).

¿Qué es la fecha probable de parto y por qué debe ser solo tenia en cuenta como una estimación aproximada?

La fecha probable de parto consiste en una fecha estimada acerca del momento en el que se podría producir el nacimiento del bebé. Para ello, el especialista tiene en cuenta el día en el que la embarazada afirma que comenzó su último período menstrual.
Sin embargo, debemos siempre tener en cuenta que se trata de una estimación, puesto que es probable que la concepción se realizara antes o más tarde, motivo por el cual en la mayoría de las ocasiones la fecha probable de parto nunca suele coincidir con el día en el que finalmente se produce el nacimiento del bebé.
Debido a que es muy complicado saber en qué día se pudo haber producido la concepción, lo más común es tener en cuenta únicamente el primer día del último período.

¿Meses o semanas de embarazo?

Es cierto que la planificación de un embarazo de nueve meses puede llegar a ser un poco confusa cuando observamos el número total de semanas que tiende a tener un embarazo promedio. De esta forma, cuando realizamos un desglose de los números, originalmente parece que el embarazo dura 10 meses, en lugar de nueve.
Debemos tener en cuenta que, en un embarazo a término, lo común es que existan alrededor de 40 semanas. Si asumimos que un mes tiene alrededor de cuatro semanas, esto equivaldría a 10 meses de embarazo.
Foto: Istock

Semanas de embarazoFoto: Istock

Pero en realidad nos encontramos ante un problema, ya que se está asumiendo que cada mes dura únicamente 28 días, cuando en la mayoría de las ocasiones un mes dura entre 30 a 31 días aproximadamente.
Por tanto, la realidad es que un embarazo a término tiende a durar entre nueve a diez meses, aproximadamente.

Atendiendo a la fecha establecida por la ecografía

Cuando el médico realiza una ecografía durante el embarazo, elabora un informe acerca de los hallazgos que encuentra en la prueba, e incluye dos fechas estimadas del momento en el que se podría producir el parto: mientras que la primera se utiliza estableciendo una fecha probable a partir del comienzo del último período menstrual, la segunda se basa en las mediciones obtenidas a partir del ultrasonido.
Y, como es lógico suponer, en la mayoría de las ocasiones ambas fechas nunca tienden a coincidir, aunque el especialista sí evaluará los resultados obtenidos, determinando si coinciden o no.
En este sentido, lo más probable es que el médico no cambie su fecha de parto a menos que sea muy diferente a la fecha obtenida a partir de las mediciones recogidas con la ecografía.
No obstante, a diferencia de la fecha probable establecida a partir del comienzo del último período menstrual, la fecha estimada podría variar ligeramente, pero no suele ser lo habitual.

Calculando la fecha estimada de parto usando el último período menstrual

Una de las formas más comunes y medianamente precisas de calcular cuál podría ser la fecha estimada de parto es tomar la fecha del comienzo del último período menstrual normal, y añadirle 280 días (es decir, 40 semanas), que es, como ya te hemos mencionado, la duración promedio de un embarazo.
De esta manera, la fórmula para hacer el cálculo sería simplemente el número de días, desde el primer día del último período menstrual, dividido por siete:
  • Días desde el inicio del último período menstrual ÷ 7 = X semanas de embarazo.
Sin embargo, si lo que deseas es calcular el número de meses de embarazo, bastará con dividir desde el inicio del último período menstrual entre 30. Es decir:
  • Días desde el inicio del último período menstrual ÷ 30 = X meses de embarazo.
Por otro lado, también es posible descubrir las semanas de embarazo a partir de una prueba de embarazo digital, que detecta la gonadotropina coriónica humana (hCG) en la orina y podría ser capaz de ofrecer una aproximación de las semanas de embarazo. Eso sí, en esta ocasión, estas pruebas realizan la medición desde la inflamación, y no (como es lógico imaginar), desde el comienzo del último período menstrual.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking