Ser Padres

Qué es MELA: ¿La lactancia materna puede ser efectiva como anticonceptivo?

Se sabe que la lactancia materna, al menos durante los primeros meses, puede convertirse en un método anticonceptivo muy efectivo, pero ¿en qué consiste realmente y cómo debería ser la lactancia?

La lactancia materna tiende a ser considerada como un método anticonceptivo ya que la lactancia protege contra posibles embarazos al no producirse la menstruación durante un período de tiempo determinado, comúnmente durante alrededor de los primeros 6 meses de lactancia. Es lo que se conoce como MELA, Método anticonceptivo de la lactancia o Método de lactancia y amenorrea.
De acuerdo a los especialistas, cuando una mujer amamanta de forma exclusiva a su bebé y no le da ningún alimento suplementario (como por ejemplo leche de fórmula) durante los primeros seis meses después del parto, se sabe que el método anticonceptivo de la lactancia puede ser altamente efectivo, calculándose en torno a un 98 por ciento, siempre y cuando, claro está, el ciclo menstrual normal de la mamá no haya vuelto.
Se trata, es cierto, de un método que no requiere procedimientos ni dispositivos especiales; además, es tremendamente fácil de “usar”.
Sin embargo, aún cuando puede ser utilizado de forma más o menos efectiva a lo largo de los seis primeros meses después del parto, es posible que la menstruación llegue antes de tiempo, y que ocurra antes de lo esperado, por lo que si se mantienen relaciones íntimas sin protección anticonceptiva, el riesgo de un nuevo embarazo se incrementa considerablemente.

¿Qué es MELA? ¿En qué consiste el Método Anticonceptivo de la Lactancia?

Conocida con el nombre de Método Anticonceptivo de la Lactancia o como Método de Lactancia y Amenorrea, se caracteriza por ser un método anticonceptivo altamente eficaz. Los estudios llevados a cabo muestran una eficacia de hasta un 98 por ciento. Siempre y cuando, claro está, se cumplan ciertas circunstancias.
¿Y cuáles son esas circunstancias? Es necesario que, tras el nacimiento del bebé, no haya aparecido la menstruación. A su vez, es importantísimo que la lactancia materna sea exclusiva, lo que significa básicamente que no se le podría ofrecer al bebé ningún tipo de suplementación, por ejemplo a base de leche de fórmula (combinada con la leche materna).
Además, el bebé debe tener menos de 6 meses, dado que se ha encontrado que es el tiempo en el que se produce la amenorrea, entendida básicamente como la ausencia de la menstruación.
Los mecanismos por los que la lactancia materna causa amenorrea, y juega en definitiva un papel tan importante en la fertilidad de la mamá no son plenamente conocidos, pero, como ocurre durante la gestación, se cree que las hormonas juegan nuevamente un papel imprescindible en esta etapa, en especial la prolactina, a lo que se uniría también el estímulo ejercido por el bebé durante la succión del seno, que regula la cantidad de leche debido igualmente a la estimulación de la producción de prolactina.
Foto: Istock

MELAFoto: Istock

Por otro lado, la cantidad de estrógeno producido por el cuerpo de la mujer disminuye durante la lactancia. Y la ovulación, que consiste en la liberación de un óvulo de las ovarios, únicamente ocurre cuando se producen niveles elevados de estrógeno, algo que no ocurre durante, al menos, los seis primeros meses de lactancia.
Por tanto, para que el método verdaderamente funcione, es vital que la mamá amamante al bebé en exclusiva, sin ningún tipo de alimento suplementario. Esto es debido a que, cuando el bebé deja de mamar, la producción de leche materna cesa rápidamente, mientras que, si lo hace con frecuencia y mucho, los niveles de prolactina tienden a aumentar con la finalidad de que se pueda producir una mayor cantidad de leche.

¿Podría ser considerado como un método anticonceptivo realmente efectivo?

Aunque, bien practicada (sobre todo de forma exclusiva), la lactancia materna podría convertirse en un método anticonceptivo altamente efectivo durante los primeros meses de vida del bebé, alcanzando el 98 por ciento de efectividad, es fundamental que el bebé tenga una frecuencia en las tomas de menos de 6 horas, lo que incluiría, además, las tomas nocturnas.
La lactancia materna también debe ser exclusiva, y en caso de que el bebé utilice chupete, es necesario tener cierto cuidado ya que podría aumentar la sensación de saciedad en el pequeño, haciendo que mame menos.
Además, es conveniente recordar que se trata de un método anticonceptivo de duración determinada, que no suele extenderse más allá de los seis meses, por lo que, ante el riesgo de que la mujer ovule antes de tiempo, y la menstruación aparezca, es imprescindible no llegar hasta el extremo.
Es más, como coinciden en señalar muchos especialistas, la ovulación ocurre antes de la llegada de la menstruación y puede no causar síntomas, por lo que la mujer puede empezar a ovular pocos meses después del nacimiento del bebé, mantener relaciones sexuales en esos días, y quedarse embarazada sin saber que, efectivamente, la menstruación debería haber llegado pasadas unas pocas semanas.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking