Ser Padres

¿En qué consiste la monitorización?

La monitorización es una técnica que sirve para controlar las contracciones del útero y el estado del feto. Se realiza al final del embarazo. ¿Quieres saber más sobre la monitorización?

Es una técnica que permite controlar las contracciones del útero y el estado del feto. Se realiza mediante un cardiotocógrafo o monitor fetal.  Los valores registrados se pueden ver tanto en pantalla como en papel. El monitor tiene una alarma que salta cuando hay alteraciones.

Dos formas de monitorización

Existen dos formas de monitorización: externa e interna.
Esta técnica no es molesta, pero tiene el inconveniente de que la madre debe permanecer tumbada todo el tiempo. Para evitarlo, algunos centros disponen de transmisores de datos (telemetría) que permiten a la futura mamá levantarse y pasear durante la monitorización.

¿Cómo se interpretan los datos?

El registro cardiotocográfico permite detectar alteraciones en el ritmo cardíaco del feto y en las contracciones uterinas. Puede descubrir aumentos o descensos de la frecuencia de los latidos, que hacen sospechar que algo no va bien.

¿Cuándo se monitoriza a la embarazada?

El médico es quien toma la decisión de monitorizar a la embarazada al final de la gestación y durante el parto.
En el último trimestre se controla a todas las embarazadas que sufren alguno de los siguientes problemas: el feto se mueve poco o sus movimientos han descendido notablemente; hay pérdidas de líquido amniótico; el embarazo es múltiple o de más de 41 semanas; existe una inmunización al factor Rh o antecedentes de muerte fetal en el útero; la madre sufre una enfermedad crónica (diabetes gestacional, hipertensión arterial, enfermedad cardiovascular, hematológica, etc.). Durante el parto se suele monitorizar a todas las mujeres.
tracking