Ser Padres

¿Qué puedo hacer para aliviar la hinchazón de los tobillos durante el embarazo?

No se le puede poner remedio de forma completa a este síntoma característico del tercer trimestre de la gestación, pero sí es posible limitar sus consecuencias.

Autor: Rubén García
En la fase final de la gestación es normal que el cuerpo dé muestras de estar en una situación extraordinaria como esa. La espalda se resiente por el peso, cuesta cada vez más moverse con soltura y encontrar una postura cómoda para descansar, y para colmo, es habitual que los tobillos se hinchen.
Este síntoma, la hinchazón de los tobillos es en realidad un edema que se produce por la acumulación excesiva de líquido en los tejidos, en este caso en la zona inferior de las piernas. Tal y como advierten desde Inatal, plataforma divulgativa de la Fundación Medicina Fetal Barcelona, “puede ser particularmente severo en mujeres con embarazo múltiple o exceso de líquido amniótico”, y suele empeorar al final del día y también en verano.
Para poder limitar sus efectos, que no eliminarlos por completo porque eso no ocurrirá hasta después de dar a luz -desaparecen de forma paulatina por lo general con el paso de los días-, es importante entender que se produce por la presión en las venas pélvicas del útero. “La presión del útero hace que la sangre que vuelve de tus piernas hacia el corazón circule más despacio, y que el fluido de las venas se retenga en los tejidos de los pies y tobillos”, explican desde Inatal.
Dicho esto, los especialistas médicos establecen una serie de pautas y consejos para intentar aliviar las consecuencias negativas de la hinchazón de los tobillos.

No permanecer de pie

Desde Mayo Clinic consideran esencial evitar las paradas largas. En caso de hacerlas, recomiendan a las embarazadas que se sienten con los pies hacia arriba, además de estirar de vez en cuando los músculos de la pantorrilla. En casa, es aconsejable mantener las piernas elevadas en posición recostada.

Evitar la ropa de compresión

Desde Inatal recomiendan evitar cualquier compresión excesiva, “ya sea calcetines o ropa ajustada” en la zona de los tobillos y las pantorrillas. En todo caso, si fuera necesario, el ginecólogo puede recomendar el uso de medias de compresión especiales.

Cambios posturales y masajes de drenaje

Es uno de los consejos de Inatal, ya que cambiar de forma relativamente frecuente de postura y aplicar pequeños masajes de drenaje en la zona puede “facilitar el retorno venoso y así disminuir la retención de líquidos”, cuentan.

Duerme sobre el lado izquierdo

“Esto le quita presión a la vena de gran tamaño que hace regresar la sangre desde la mitad inferior del cuerpo hacia el corazón (vena cava inferior)”, indican desde Mayo Clinic, que también apunta a la elevación de las piernas como medida de ayuda.

Hacer ejercicio físico moderado

Teniendo en cuenta que estamos hablando del tercer trimestre del embarazo, el ejercicio moderado al que hacen referencia desde Inatal es “caminar de 20 a 30 minutos diarios y realizar movimientos circulares con las piernas”.

Beber mucha agua

La hidratación, aunque parezca contradictorio, es interesante para combatir la retención de líquidos, exponen de Inatal, así que en opinión de este portal de divulgación médica sobre cuestiones relacionadas con el embarazo, es recomendable beber agua para aliviar los síntomas de la hinchazón de los tobillos.

Caminar dentro del agua

Hay especialistas que también recomiendan caminar dentro del agua para favorecer la circulación y paliar la retención de líquidos en los tobillos. Se puede hacer en una piscina cubierta o al aire libre si se dan las condiciones, es indiferente.
tracking