Ser Padres

El primer confinamiento dificultó la compra de anticonceptivos, aumentando los embarazos no planeados

A mediados de marzo, en la mayoría de los países, se estableció un confinamiento domiciliario con la finalidad de controlar la pandemia de coronavirus que estaba empezando a volverse alarmante en muchas ciudades del mundo. Ahora hemos sabido que los bloqueos dificultaron la compra de anticonceptivos. ¿Qué significa esto?

Es bastante probable que pocos nos hayamos olvidado de los meses que duró el confinamiento domiciliario, cuando, en nuestro país, se estableció un Estado de Alarma que involucraba un confinamiento en casa, pudiendo salir únicamente para trabajar (en el caso de los trabajadores esenciales), o para comprar alimentos y medicinas.
Pero, en algunos casos, muchas personas decidieron quedarse en casa, lo que dificultó las posibilidades de muchos ciudadanos para acceder a la anticoncepción, como ocurrió durante el primer bloqueo que sufrió el Reino Unido.
Un estudio llevado a cabo en este país encontró que se registraron casi el doble de embarazos no planeados durante el primer confinamiento o bloqueo nacional, en comparación con los tiempos prepandémicos (es decir, antes de mediados del mes de marzo de 2020).
Como señalan los expertos, los embarazos no planeados pueden tener peores resultados, tanto para la embarazada como para su bebé, incluyendo un riesgo mayor de depresión posparto, o el nacimiento prematuro.
En ese estudio, investigadores del University College London Hospital y del University College London evaluaron los cambios en el acceso de las mujeres a medidas y productos de anticoncepción.

¿Qué señala el estudio?

El estudio ha sido recientemente publicado en BMJ Sexual and Reproductive Health. En él se analizaron datos de 9.784 mujeres, que involucra a todas las participantes del estudio, actualmente en curso, sobre anticoncepción y embarazo que están realizando de forma conjunta los investigadores del University College London Hospital y del University College London.
De estas mujeres, se encontró que 4.114 concibieron antes del bloqueo nacional, y las 5.670 restantes concibieron después del encierro.
Foto: Istock

Anticonceptivos durante la pandemiaFoto: Istock

Como señalaron los investigadores, las mujeres presentaban nueve veces más probabilidades de experimentar problemas para acceder a los anticonceptivos durante el primer bloqueo, lo que, a su vez, condujo a cerca del doble de la proporción de embarazos no planificados; concretamente, un 1,3 por ciento antes del cierre, en comparación con el 2,1 por ciento después del cierre.
Una vez se instauró el bloqueo, la proporción de mujeres que informaron tener dificultades a la hora de acceder a la anticoncepción aumentó del 0,6 por ciento al 6,5 por ciento.
Según los científicos, los efectos del bloqueo, la enfermedad del personal y la redistribución en el acceso a los servicios esenciales, incluyendo la anticoncepción, podrían haberse pasado por alto. Lo que pudo haber tenido implicaciones no tan positivas en este sentido.
Y es que el acceso a la anticoncepción permite a las mujeres decidir cuándo tener hijos, la cantidad de hijos que les gustaría tener y disfrutar de una vida sexual sana y satisfactoria. Por lo que, como señalan los autores, “comprender si hubo un efecto en el acceso a los servicios más básicos es importante para planificar cómo responder a los desafíos futuros a fin de mantener la provisión y prevenir embarazos y nacimientos no deseados”.
Aunque a los investigadores no les sorprendió que, durante el bloqueo, fuera más complicado acceder a la anticoncepción, sí se sorprendieron de lo difícil que acabó siendo, sobre todo si tenemos en cuenta muchos de los cambios que, originalmente, se implementaron.
Y es que, durante la pandemia, países como Reino Unido reconocieron la necesidad de continuar, por ejemplo, con la provisión de anticonceptivos, implementando además nuevas políticas y prácticas en consecuencia. Por ejemplo, establecieron la telemedicina y la prescripción remota de la píldora anticonceptiva por hasta un año, en lugar del período habitual (de 3 a 6 meses).
De ahí que los autores del estudio se hayan sorprendido al comprobar que el número de embarazos no planeados se duplicó durante el primer bloqueo, mucho más de lo que en un principio esperaban.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking