Ser Padres

Consejos para una buena higiene postural en el embarazo

Adoptar buenas posturas y evitar en lo posible el sedentarismo ayudan a prevenir y aliviar las molestias que puedan surgir en el embarazo. Te damos algunas pautas básicas para cuidarte.

La higiene postural consiste en aprender a adoptar posturas correctas y realizar los movimientos cotidianos o esfuerzos de forma que la carga para la columna sea la menor posible. En el embarazo esto es especialmente importante porque la musculatura de la espalda se sobrecarga y se contractura por el aumento de peso en la tripa, la relajación de los músculos abdominales, ligamentos y articulaciones (necesaria para que el útero pueda aumentar y la pelvis se dilate) y la falta de ejercicio y actividad.

Posturas para evitar el dolor en el embarazo

No saques tripa

En el embarazo la forma de moverse es diferente porque el centro de gravedad se altera con el peso del feto: como la columna se arquea hacia delante para compensar, la embarazada tiende a echar la cabeza y los hombros hacia atrás. Sin embargo, lo adecuado es caminar recta. No conviene hacerlo arqueando la espalda y sacando la tripa, porque así se contribuye más aún a la sobrecarga de los músculos de la espalda.

Catedrático de Obstetricia y Ginecología de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. Autor del libro ‘Tratado de obstetricia y ginecología'.

tracking