Ser Padres

Cambios en el flujo vaginal: cómo aprovecharlos para un embarazo

Durante la ovulación, se producen cambios en el flujo vaginal. La cantidad, el color y la elasticidad no son siempre iguales. Descubre cómo aprovechar esos cambios para buscar un embarazo.

Reconocer el momento de la ovulación es interesante para conocer las fechas óptimas en las que conseguir el embarazo.
El moco cervical es un líquido que segrega el cuello del útero para ayudar a los espermatozoides en su avance hacia el útero y las trompas. Durante los días cercanos a la ovulación el flujo vaginal aumenta y es más transparente y elástico, de forma que entre dos dedos forme un hijo elástico.
Después de la ovulación, el moco cervical adquiere una textura más cremosa, de modo que dificulta el avance de los espermatozoides. Además, el color se torna más amarillento o color blanco perla.
Analizar y observar los cambios en nuestro flujo vaginal nos puede servir de ayuda para conocer mejor nuestro ciclo menstrual y es una gran ayuda para detectar mejor nuestros días más fértiles.

En el embarazo también aumenta

  • Aunque la cantidad de flujo vaginal varía de una mujer a otra, lo normal es que aumente durante la gestación por influencia de las hormonas.
  • Además, en el embarazo, este fluido forma el llamado tapón mucoso, una barrera que bloquea el cuello uterino y protege al feto de posibles infecciones.
  • Habitualmente, este tapón se expulsa unos días o unas horas antes del parto.

¿Se puede infectar?

Si el flujo vaginal huele, produce dolor, picor o sensación de ardor, o tiene color amarillento o verdoso, la mujer debe consultar inmediatamente con el ginecólogo, porque estos cambios podrían deberse al indicio de una infección o a un desequilibrio de la flora vaginal normal.

Cómo prevenir infecciones

Los cambios en el olor o color del flujo vaginal, sentir picor o ardor, hinchazón en la zona, irritación o dolor al orinar o al tener relaciones sexuales, son síntomas que nos pueden alertar de una posible infección. Claves para mantener a raya las infecciones este verano y evitar su aparición:
tracking