Ser Padres

Ejercicios de Kegel

El periné o suelo pélvico son los músculos y ligamentos que mantienen en su posición correcta la vejiga, el útero y el recto. Durante el embarazo esta musculatura se debilita. Te contamos cómo mantenerlos 'fuertes'.

El aumento de peso que soporta la parte baja del abdomen durante el embarazo y la dilatación que experimenta el suelo pélvico para permitir la salida del bebé debilitan la musculatura de la zona y esto puede causar incontinencia urinaria, prolapso (caída del útero y la vejiga) o problemas sexuales.
Para prevenir estos problemas, es fundamental entrenar estos músculos durante el embarazo y en el posparto. Mantener estos músculos sanos requiere un poco de dedicación y constancia.

¿Dónde está el periné?

Antes de ejercitar los músculos, la mujer debe descubrir dónde están. Pero, ¿cómo?:

Contraer los músculos

No es fácil trabajar los músculos del periné independientemente de los del abdomen, las nalgas o los muslos. Para conseguirlo hay que concentrarse y, mientras se contrae el periné, comprobar (con una mano en la musculatura del abdomen y la otra en la cara interna del muslo) que no se aprietan la tripa, los muslos ni el culo. Dominarlo requiere cierto tiempo, no hay que desanimarse.

Ejercicios de Kegel

El periné se trabaja con contracciones rápidas y lentas.

Posiciones para hacer los ejercicios

Una vez que se domina el ejercicio, se puede practicar en cualquier posición. De la más fácil a la más difícil son:
Para habituarse a realizar los ejercicios de Kegel con regularidad, conviene asociarlos a alguna actividad cotidiana: por ejemplo, cada vez que se toca agua en casa, cada vez que se coge el teléfono en la oficina, cada vez que se coge al niño, etc. Así no olvidarás practicarlo. Nadie notará que se está trabajando el suelo pélvico.
Asesores: Matilde Fernández y Fernández Arroyo, profesora de la Unidad Docente de Matronas de la Comunidad de Madrid y profesora colaboradora de la E.U.E de la Universidad de Comillas.
tracking