Ser Padres

Psicología perinatal: ¿cuándo puede ayudarte?

Afrontar todo lo que supone convertirse en padres no es sencillo, un psicólogo especializado en la etapa perinatal puede ayudarte.

La psicología perinatal no es otra cosa que una rama específica de la psicología que puede resultar de gran ayuda a muchas personas que han decidido convertirse en madres y padres, desde ese momento en el que nace el deseo de ampliar la familia, pasando por la etapa de la preconcepción, la concepción, el embarazo, el parto, el postparto y el largo camino de la crianza, al menos durante los primeros años. Así como también un recurso de vital importancia para aquellos padres que desgraciadamente han perdido al bebé que esperaban.

Aceptar los cambios

La etapa perinatal trae consigo numerosos cambios a los que enfrentarse: posibles frustraciones en la búsqueda de embarazo, miedos durante la gestación y, especialmente, en el parto, y también mucho desgaste emocional en los primeros meses de paternidad. Sin lugar a dudas, motivos más que suficientes para que un especialista en este campo pueda ser un apoyo muy útil. Claro está, que no todos aquellos que van a tener un hijo o que acaban de planearlo requieren la ayuda de un especialista de esta índole, pero tampoco es necesario que exista un problema o trastorno mental que haga obligatoria la consulta. Recurrir a un profesional siempre va a ser de ayuda en cualquiera de los casos.

Afrontar el duelo perinatal

Lamentablemente, no todos los embarazos llegan a término, la pérdida perinatal puede ocurrir en cualquier momento de la gestación hasta el primer mes de vida del bebé. Un psicólogo perinatal puede acompañarte durante el complicado proceso de duelo, muy diferente al de otro tipo de pérdidas, ya que cuenta con menor reconocimiento social. Además, hay que añadirle los sentimientos de culpa, la posibilidad de sufrir pérdidas recurrentes o la frustración que pueden conllevar perder a una pequeña persona a la que apenas se conoce, que suponen un gran sufrimiento y dolor para los padres.
“La muerte de un recién nacido es una situación que se ha afrontado hasta ahora negándole importancia, con bastante indiferencia. Los hospitales han tendido a minimizar el impacto que estas muertes tienen sobre los padres porque piensan que al no haber conocido al hijo, es como si no tuvieran derecho a realizar un duelo por el bebé muerto”, afirma la psicoterapeuta Alba Payàs en la Guía para la Atención a la muerte perinatal y neonatal.
En general, se tiende a pensar que la pérdida intrauterina es un suceso común que tiene poca importancia; sin embargo, muchas personas que han sufrido un aborto, espontáneo o inducido, sienten un enorme vacío, indefensión y sensación de fracaso y culpa. Muchas mujeres, que desgraciadamente han perdido a su bebé de forma natural, se llegan a cuestionar absolutamente todo aquello que han hecho en los momentos previos a la interrupción del embarazo. Para las familias, la vivencia de una muerte fetal supone un hecho traumático que impacta negativamente en su experiencia con la maternidad y el acompañamiento psicológico puede ser un recurso esencial en esta etapa, en la que la sensibilidad y la vulnerabilidad están a flor de piel.

Periodista especializada en cultura y nuevas tendencias. Siempre he querido contar aquellas historias que cambiarán el mundo, y quienes sin duda definirán el mañana serán los niños de hoy.

tracking